Toples en Argentina: ¿del escándalo a la legalización? | Letras Libres
artículo no publicado

Toples en Argentina: ¿del escándalo a la legalización?

Un grupo de mujeres tomaba sol sin la parte de arriba de la bikini en una playa de Argentina, cuando fueron expulsadas por “exhibicionismo”. Se inició una causa judicial y el juez determinó que las mujeres no cometieron ningún delito.

Marina E. junto a su pareja, madre y amigas pasaban la tarde del 30 de enero en una playa de Necochea, ciudad balnearia de la provincia de Buenos Aires. Era un día precioso y las mujeres disfrutaban del mar y el calor cuando algunas de ellas decidieron sacarse sus corpiños para tomar sol. Pero fueron expulsadas de la playa, acusadas de “exhibicionismo”. Todo sucedió en medio de una tensa discusión a favor y en contra del derecho de estas mujeres a tomar el sol sin la parte de arriba del bikini.

“Sabíamos que no estábamos infringiendo ninguna contravención porque no estábamos haciendo exhibicionismo. En nuestro acto no había obscenidad. En todo caso, la obscenidad estaba en la mirada y no en mis tetas que son dos pedazos de carne, igual que las de cualquier otra persona” contó Marina E. a Letras Libres.

Para exigirles que se “vistieran” la policía apeló al Código de Faltas de la provincia de Buenos Aires, que en su artículo 70, establece que "será sancionado con multa el que con acto, palabra, dibujo o inscripción torpe u obscena ofendiera la decencia pública". Tras el reclamo de la policía, Marina E. y sus amigas se colocaron la parte superior de la bikini. Los uniformados, igual, siguieron insistiendo.

“Ya estábamos vestidas y sin embargo seguían volviendo. La cuarta vez se presentaron más de veinte policías y la mayoría no se identificó. Cuando nos fuimos vimos más de seis patrulleros. Hubo mujeres, varones, niñas y niños que nos defendían; que decían que teníamos derecho a estar con el torso desnudo igual que cualquier otra persona. Y también hubo un tipo muy violento que nos decía que él  jamás le iba a permitir a su hija que muestre las tetas y que tampoco nos lo iba a permitir a nosotras”.

Algunos medios se refirieron la noticia de este modo: “Veinte policías por dos tetas”. La excesiva presencia policial, así como la violenta reacción de quien cree que puede decidir sobre el cuerpo de otro, muestran que con el toples de estas mujeres, varios prejuicios quedaron desnudos.

“En medio de la discusión, mi mamá, por primera vez en la playa, se sacó el corpiño como un apoyo hacia mí y le dijo a los policías que yo estaba en todo mi derecho y que ella también iba a ejercer su derecho”, relató Marina E.

El veredicto

El toples de estas mujeres, derivó en una causa judicial por “actos obscenos” que alteraron la “decencia pública”. La causa cayó en el Tribunal en lo Criminal 1 de Necochea, a cargo del juez Mario Juliano. El Juez consideró que no hubo delito y archivó la causa. Además instó a los agentes policiales a revisar su acciones, al mismo tiempo que reclamó a la Legislatura bonaerense -órgano legislativo local- una reforma del Código de Faltas en general, y particularmente a su artículo 70.

“La lesividad de una conducta de esta índole (descubrirse el pecho) es ciertamente dudosa, y por imperio de lo establecido en el artículo 19 constitucional los actos que no perjudiquen a terceros se encuentran exentos de la autoridad de los magistrados", aseguró el juez en su resolución.

En declaraciones al medio web Cosecha Roja, Juliano explicó: “El Código de Faltas, vigente desde marzo de 1973, es una verdadera rémora autoritaria y los bonaerenses nos merecemos contar con una herramienta legal adecuada a una sociedad moderna, que contribuya a la convivencia y el uso igualitario de los espacios públicos”.

Así, este caso podría abrir paso definitivamente a la legalización del toples en las playas de Argentina; un costumbre bastante instalada en algunos lugares de veraneo de Europa, pero poco habitual en los países latinoamericanos.

De algún modo, no sorprende que sea Argentina el país de la región que abre camino en estos asuntos. Con una tradición histórica de movilizaciones callejeras y marchas, Argentina es un país con experiencia en las manifestaciones públicas. Lo sucedido en Necochea generó gran repercusión a nivel local y se han convocado a varios "tetazos" -manifestaciones en las que decenas de mujeres harán toples como protesta- en distintas ciudades del país, entre ellas Buenos Aires, Necochea, Mar del Plata y Rosario.

Siete meses antes del toples en Necochea, una mujer fue expulsada de una plaza de San Isidro -otra ciudad de la Provincia de Buenos Aires- mientras amamantaba a su bebé. "Me dijeron que estaba prohibido amamantar en lugares públicos", relató la madre. En solidaridad con aquella mujer, se realizó en julio de 2016 uno de los primeros tetazos masivos de Argentina y una campaña en las redes sociales donde cientos de mujeres compartieron imágenes de sus pechos. En los días próximos, la escena se volverá a repetir.