¿Qué PES con la cultura y la salud? | Letras Libres
artículo no publicado

¿Qué PES con la cultura y la salud?

Darle a la cultura un lugar estratégico y humanizar el sistema de salud han sido temas recurrentes de funcionarios del próximo gobierno. Entregarle las comisiones legislativas de dichos sectores a un partido ultraconservador no parece el mejor camino para lograr esos propósitos.

Cuando, hace un par de semanas, Sergio Mayer amenazó con expresó su interés por presidir la comisión de Cultura en la Cámara de Diputados, el sector cultural dudó que se le fuera a tratar con tal desdén como para dejarlo en manos de ese personaje. ¡Pero cuán equivocados estábamos! El futuro de la cultura terminaría viéndose mucho más aciago. 

El 25 de septiembre, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó el Acuerdo de la Junta de Coordinación Política que propone reducir de 56 a 45 el número de comisiones ordinarias en la Cámara de Diputados, y en el que se establece cómo se distribuyen las presidencias de las comisiones. Sorprendentemente, la presidencia de las comisiones de Cultura, Salud y Jurisdiccional[1] se le entregaron a un partido ultraconservador que no alcanzó a mantener su registro como partido político: el Partido Encuentro Social (PES).

En su plataforma electoral, si de algo sirve rescatar ese vestigio documental, el PES habla de “cultura de la legalidad”, “cultura política”, “cultura cívica”, “cultura de readaptación”, “cultura de la paz y de tolerancia”, y por ahí hay un par de propuestas para “promover reformas en materia de cultura que permitan fomentar el desarrollo de  los diferentes sectores culturales, como factores de empleo y cohesión social; crear redes de apoyo público-privado a los sectores culturales y reformar la ley para facilitar el acceso a eventos culturales a las clases populares”. Si, como ha dicho Alejandra Frausto, futura secretaria de Cultura, la indicación de Andrés Manuel López Obrador fue colocar a la cultura en “un lugar estratégico para la transformación del país” y como parte esencial de su proyecto de nación, ¿cómo acabó el PES al frente de la comisión de Cultura? 

Y si la entrega de esta comisión nos sorprende, la de la comisión de Salud no puede sino preocuparnos. El PES, que se ha declarado abiertamente en contra del aborto y del matrimonio entre personas del mismo sexo (al que ha comparado con casarse con delfines o con laptops), será quien tenga “el derecho a dar y quitar la palabra, programar las actividades de la comisión, proponer agenda [y] frenar en momentos políticos específicos la discusión de ciertos proyectos de ley y reformas de salud”.  

Hace unos días, Jorge Alcocer, el próximo secretario de Salud, señalaba que entre sus objetivos está “mejorar los servicios para las mujeres que quieran interrumpir sus embarazos” y “humanizar” el sistema de salud. Lograrlo con una comisión de Salud presidida por el representante de un grupo ultraconservador que ya ha declarado que “cuando haya temas contrarios a lo que en lo individual piensen habrá voto de conciencia” no suena a la mejor manera de pavimentar el camino hacia esa humanización. ¿O los caminos de la Cuarta Transformación son tan misteriosos como la senda del viento?

 

 

[1] Comisión legislativa responsable de desahogar el procedimiento de juicio político a los servidores públicos que sean considerados responsables de omisiones o conductas sancionables establecidas en la Constitución Políticas de los Estados Unidos Mexicanos y en la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

 

Nota de la redacción: El 26 de septiembre por la noche, horas después de publicarse este artículo, las bancadas de Morena y el PES acordaron que las comisiones de Salud y de Cultura ya no serían presididas por el PES, sino por Morena. La diputada Miroslava Sánchez presidirá la primera comisión, el diputado Sergio Mayer la segunda. El PES recibirá a cambio las comisiones de Deporte y de Trabajo y Previsión Social.