¿Por qué el presidente insiste en hablarnos de reelección? | Letras Libres
artículo no publicado
Foto: www.lopezobrador.org.mx

¿Por qué el presidente insiste en hablarnos de reelección?

En discursos y conferencias, Andrés Manuel López Obrador ha repetido que no habrá de reelegirse. La promesa parece innecesaria, pues la Constitución es clara con respecto a la duración de los mandatos presidenciales.

El día de su toma de posesión como presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador prometió, en el cierre de su discurso, lo siguiente:

“Por último, así como soy juarista y cardenista, también soy maderista y partidario del sufragio efectivo y de la no reelección. […] dejo en claro que bajo ninguna circunstancia habré de reelegirme, por el contrario, me someteré a la revocación del mandato porque deseo que el pueblo siempre tenga las riendas del poder en sus manos. En dos años y medio habrá una consulta y se les preguntará a los ciudadanos si quieren que el presidente de la República se mantenga en el cargo o que pida licencia, porque el pueblo pone y el pueblo quita, y es el único soberano al que debo sumisión y obediencia.”

Desde ese día, AMLO ha repetido en varios discursos y conferencias de prensa esa promesa, que parece innecesaria, pues la Constitución es clara en la fecha de término de los mandatos presidenciales. Lo hizo el 23 de diciembre en Oaxaca. Y lo repitió, el 3 de febrero, en Veracruz. Si de verdad no quiere reelegirse, ¿por qué insiste en sacar el tema a colación?

Pienso que es posible que el presidente esté empleando tres tácticas de comunicación para transmitirnos sus intenciones: el framing, la paralipsis y la repetición.

Framing. La teoría del “framing (o “encuadre” en español) dice que la forma en la que un tema es presentado a una audiencia influye en cómo esta procesa la información y toma posturas a favor o en contra. Si AMLO nos presentara la reelección desde un encuadre de ambición e interés, y dijera “me quiero reelegir porque es lo mejor para el país”, sufriría un desgaste muy elevado. Por eso, AMLO hace un “framing” distinto y niega abiertamente que sea su deseo reelegirse. El marco de esta conversación es el desinterés de quien habla de la reelección. Así, si AMLO buscara reelegirse, no será porque él desea hacerlo, sino porque “algo” más fuerte que él lo obliga. Ese “algo” ya está establecido desde el discurso de toma de posesión: el pueblo, el único soberano al que AMLO dice deberle “sumisión y obediencia”. La reelección sería, en este encuadre, una especie de “sacrificio” de alguien que nos ha dicho “ya no se pertenece”. Recordemos que ya hay quienes se han imaginado el escenario de la consulta popular para la extensión del mandato presidencial

Paralipsis. AMLO sabe muy bien que el tema de la reelección genera polémica, que cada vez que lo mencione habrá titulares, y que desatará una reacción muy fuerte de parte de sus críticos. Por eso, al introducirlo al debate con una negación, está evitando la crítica y el desgaste anticipados. Ese es el recurso retórico llamado “paralipsis” (que ya había explicado aquí), que en griego significa “hacer a un lado”, y que se usa cuando un orador dice que no quiere hablar de un tema, o que está en desacuerdo con ese tema, pero lo sigue trayendo una y otra vez al discurso y, con ello, a la atención de su audiencia. Es el arte de “decir sin decir”, tan propia de la política.

Repetición. Al mencionar con frecuencia el término “reelección” en sus discursos y conferencias, AMLO emplea la repetición, una técnica simple pero poderosa de comunicación. Como lo explica el reconocido especialista en comunicación George Lakoff en este video, todos pensamos en términos de esquemas o marcos conceptuales que están hechos de roles semánticos, relaciones entre esos roles y relaciones con otros esquemas. Por ejemplo, el “marco” de un hospital estaría compuesto por: doctor, enfermera, paciente, recepcionista, quirófano, escalpelo, estetoscopio, medicina, etc. Al escuchar la palabra “hospital”, la mente evoca inmediatamente todo el marco, aun sin que se lo pidamos conscientemente, y evoca también todos sus roles, componentes y relaciones, y recuerda exactamente cómo funcionan, porque ya ha construido las redes neuronales necesarias para ello desde nuestra niñez. Como Lakoff postula en su famoso libro “No pienses en un elefante”, repetir un marco, así sea para negarlo, fortalece el marco. Aun cuando le pides a alguien que no piense en algo, la mente inmediatamente activa los circuitos y redes neuronales ya construidos para esa idea, la evoca, la asocia con conceptos, recuerdos y emociones y la trae al presente. Por eso, negar una y otra vez una idea solo activa el marco que le da sentido y la vuelve más fuerte en la mente de la audiencia.

En suma, usando framing, paralipsis y repetición, el presidente López Obrador ya logró que asociemos a su persona el término “reelección” y comencemos a hablarlo, a normalizarlo, a entender y generar un marco que se vuelve parte del universo de lo posible. ¿Busca que “el pueblo”, después de seis años de decirle “no me ruegues, no pienso reelegirme” haga exactamente eso? La respuesta la iremos descubriendo en los próximos años, pero la próxima vez que escuche a AMLO hablar de “reelección”, “vulgar ambición”, “venganza”, “autoritarismo y otros términos para negarlos, recuerden lo que dice el proverbio: “de lo que abunda en el corazón es de lo que habla la boca”.