Leyes a modo | Letras Libres
artículo no publicado

Leyes a modo

Un andamiaje legal que privilegiaba al PRI terminó por favorecer al partido del presidente electo, que puede modificar las leyes y la Constitución a su antojo.

A Andrés Manuel López Obrador la ley le hace lo que el viento a Juárez. Algunos ejemplos:

  1. Luego de haber cancelado la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, López Obrador buscó y se reunió con los constructores afectados. Les dijo que no perderían dinero porque el nuevo gobierno los compensaría. “Cuando se le señaló que la Ley de Obras Públicas impide que los proyectos sean asignados de manera discrecional, López Obrador respondió: “Sí, ya me han dicho eso... Pero tenemos mayoría en el Congreso. Ya veremos cómo lo arreglamos” (Sergio Sarmiento, “Sin licitación”, Reforma 22.Nov.18).
  2. En Tabasco, Morena, que domina el Congreso local, modificó la Ley de Obras Públicas del estado para eliminar el requisito de las licitaciones en "proyectos estratégicos" cuando "las obras o servicios sean convenidos con la federación o con las empresas productivas del Estado para la realización de proyectos estratégicos en materia energética". Para construir la refinería en Dos Bocas sin estorbo alguno, se modificó la ley.
  3. Recientemente, “cuando el presidente electo le detalló al secretario de la Defensa lo que haría la Guardia Nacional y el general Cienfuegos le replicó que era anticonstitucional, López Obrador le respondió: ‘Pues modificamos la Constitución’. Eso es lo que va a hacer a través de su brazo legislativo en el Congreso, que es Morena, sin importar el sentir y el pensar de las Fuerzas Armadas” (Raymundo Riva Palacio, “El amor y odio de Andrés Manuel”, en El Financiero, 26.nov.18).
  4. Taibo II anhelaba dirigir la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México. Claudia Sheinbaum lo hizo a un lado. No se pensó en él en primera instancia para dirigir el Fondo de Cultura sino en Margo Glantz, que declinó la invitación. En un acto público, López Obrador casualmente se encuentra a Paco Ignacio Taibo II y a bocajarro le dice que él debe sustituir a Carreño. Taibo II, que está impedido por ley para aceptar esa encomienda, no acierta a responder. Pero el imán del poder es fuerte, y pronto acepta el cargo. Queda el problema de la ley. ¿Problema? Pronto se hace una ley a modo para satisfacer el capricho del presidente electo. Se induce una campaña en redes a favor del nombramiento (que sustituye en este caso una consulta inducida) y listo. Una ley a contentillo.

El Congreso y el Senado como mera oficialía de partes, por un lado. Por el otro, el mal diseño de nuestras leyes electorales, como lo señala José Antonio Crespo en el número de noviembre de Letras Libres, otorgó una sobrerrepresentación en el Congreso a Morena. Un andamiaje legal que privilegiaba al PRI terminó por favorecer al partido del presidente electo, que puede modificar las leyes y la Constitución a su antojo. Parafraseando a Marx: “Estas son mis leyes, si no te gustan… hago otras”.