El presupuesto de 2017 amenaza con recortes en salud y cultura. No basta con saberlo | Letras Libres
artículo no publicado

El presupuesto de 2017 amenaza con recortes en salud y cultura. No basta con saberlo

Dos situaciones que nos hacen pensar que como sociedad civil estamos encarando muy tímidamente el tema de nuestra participación e incidencia política.

En las últimas semanas he presenciado dos situaciones que me hacen pensar que como sociedad civil estamos encarando muy tímidamente el tema de nuestra participación e incidencia política. Les cuento.

La primera fue al final de la estupenda obra de teatro 3 días en Mayo (ahora están de gira por el interior de la República). Cuando Sergio Zurita –el actor que da vida a Churchill durante las 72 horas más cruciales de Inglaterra– salió a recibir la segunda y merecidísima ovación del público pidió la palabra y dijo:

“Para el próximo año el gobierno planea un recorte del 30% el presupuesto de cultura. Cuando, durante la Segunda Guerra Mundial le propusieron a Churchill reducir el presupuesto que tenía cultura para destinarlo a gastos militares, Churchill contestó escandalizado: "¿quitarle el presupuesto a la cultura? ¡Entonces para que luchamos!””

El público, por supuesto, se deshizo en una tercera ovación al actor, y se llevó a casa una anécdota histórica, pero algo faltó a la intervención de Zurita. El anuncio de que la Secretaría de Cultura puede perder una tercera parte de su presupuesto ¿era una nota informativa? ¿una catarsis final con el público? ¿un emplace a la indignación? Y si era esto último, ¿cuál era el llamado a la acción? Amenazan con un recorte de cerca de ¡2 mil 500 millones de pesos! No basta con saberlo. 

La segunda tuvo lugar hace unos días cuando varias notas sobre los recortes al presupuesto de salud para el siguiente año se abrieron camino en la prensa. Primero un boletín de Fundar señalaba que el presupuesto que presentó el gobierno para 2017 implicaba una disminución al sector de -10,82% en comparación a lo que se aprobó en 2016; un par de días más tarde una nota de Reforma hacia eco de la inquietud de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) respecto a la drástica reducción presupuestaria proyectada para el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) –que pasará de $1,607,617,333 asignados en 2016 a  $1,072,369,744 en 2017– y recababa las opiniones, preocupadas y templadas, de Erick Antonio Ochoa, miembro de la FIC y de Mayra Galindo, directora de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer. Al día siguiente la noticia del recorte al presupuesto del INCAN quedó opacada por nuestra grosera obsesión por romper Records Guinness y el entusiasmo de 11.200 personas, entre trabajadores del sector salud y voluntarios, que formaron el lazo rosa humano (símbolo de la lucha contra el cáncer de mama) más grande la historia, desbancando con ello a Arabia Saudita. Gran logro. ¿Quién se acuerda del recorte al INCAN?

Me queda claro que no basta con expresar un par de veces, de manera abierta y general, en un foro, un boletín de prensa, en este mismo post, la consternación que estas amenazas de recorte al presupuesto nos provoca. Nuestras quejas al aire, sin destinatarios ni fines concretos es quizá lo que mantiene a nuestros legisladores en su zona de lejano confort para con nosotros, sus representados.

¿Cómo hacer de nuestra incidencia política algo efectivo? No lo sé, pero intuyo que empezar a hacer escuchar nuestra voz frente a los que son los responsables directos puede ser un principio. 

Aquí pueden ver quiénes son los diputados que integran la comisión de Salud de la Cámara de Diputados. Ahí mismo están sus extensiones telefónicas y estos son sus mails:  

elias.iniguez@congreso.gob.mx, sylvana.beltrones@congreso.gob.mx, marco.garcia@congreso.gob.mx, rosalina.mazari@congreso.gob.mx, veronica.munoz@congreso.gob.mx, pedro.noble@congreso.gob.mx, teresa.lizarraga@congreso.gob.mx, jesus.lopez@congreso.gob.mx, eva.cruz@congreso.gob.mxjguadalupe.hernandez@congreso.gob.mx, araceli.madrigal@congreso.gob.mx, rosa.alvarez@congreso.gob.mx, mariana.trejo@congreso.gob.mx, alba.ramirez@congreso.gob.mx, melissa.torres@congreso.gob.mx, yahleel.abdala@congreso.gob.mx, xitlalic.ceja@congreso.gob.mx, roman.cortes@congreso.gob.mx, rocio.diaz@congreso.gob.mx, pablo.elizondo@congreso.gob.mx, delia.guerrero@congreso.gob.mx, roberto.guzman@congreso.gob.mx, genoveva.huerta@congreso.gob.mx, victor.ibarra@congreso.gob.mx, amartinez.urincho@congreso.gob.mx, evelyn.parra@congreso.gob.mx, carmen.salinas@congreso.gob.mx, refugio.sandoval@congreso.gob.mx, ksanchez.ruiz@congreso.gob.mx, adriana.terrazas@congreso.gob.mx, wendolin.toledo@congreso.gob.mx

¡Escriban, llamen! Díganles qué piensan de los recortes en salud, cuéntenles cómo van a afectarlos ese recorte.

Acá pueden ver quiénes son los diputados que integran la comisión de Cultura y Cinematografía. Ahí mismo están sus extensiones telefónicas y estos son sus mails: 

santiago.taboada@congreso.gob.mx, marco.aguirre@congreso.gob.mx, hersilia.cordova@congreso.gob.mx, araceli.guerrero@congreso.gob.mx, maria.mondragon@congreso.gob.mx, genoveva.huerta@congreso.gob.mx, brenda.velazquez@congreso.gob.mx, cristina.gaytan@congreso.gob.mx, refugio.sandoval@congreso.gob.mx, laura.esquivel@congreso.gob.mx, jorge.alvarez@congreso.gob.mx, maria.agundis@congreso.gob.mx, mariana.arambula@congreso.gob.mx, lorena.corona@congreso.gob.mx, lluvia.flores@congreso.gob.mx, angelantonio.hernandez@congreso.gob.mx, karen.hurtado@congreso.gob.mx, dennis.ibarra@congreso.gob.mx, alma.luna@congreso.gob.mx, everardo.lopez@congreso.gob.mx, juan.melendez@congreso.gob.mx, adolfo.mota@congreso.gob.mx, rosalinda.munoz@congreso.gob.mx, flor.renteria@congreso.gob.mx, rosario.rodriguez@congreso.gob.mx, jose.santiago@congreso.gob.mx, jose.saenz@congreso.gob.mx, liborio.vidal@congreso.gob.mx, luis.vazquez@congreso.gob.mx

Lo mismo: ¡Escribamos, llamemos!