El poder de los viejos hábitos: los candidatos independientes frente a los que tienen partido | Letras Libres
artículo no publicado

El poder de los viejos hábitos: los candidatos independientes frente a los que tienen partido

Actualmente, 86 ciudadanos buscan obtener su registro como candidatos independientes a la presidencia en las elecciones de 2018. ¿Preferimos votar a un independiente que a alguien salido de las filas de un partido? Los datos arrojan posibles respuestas.

Como se sabe, en las elecciones de 2018 los candidatos independientes –es decir, ciudadanos que no están afiliados a un partido político– van a postularse por primera vez en la historia para ser diputados, senadores o presidente de la república. A pesar de las condiciones que deben cumplir, el INE ha emitido 86 constancias de participación de candidatos independientes para contender por la candidatura presidencial.

Ahora bien, ¿hay tanta demanda por ellos? ¿Preferimos votar a un independiente que a alguien salido de las filas de un partido? ¿Por qué? Ante un escenario político tan competido, con la primera encuesta preelectoral Defoe-Spin contrastamos las posiciones a favor y en contra de candidatos independientes y candidatos de partidos políticos relativas a: mejor desempeño en un cargo político, percepción de corrupción, ¿quién va a cumplir lo que promete? y ¿quiénes se perciben como más cercanos a la gente? Esta investigación tiene como fundamento un análisis de clases latentes, que nos permite conocer grupos o segmentos con patrones parecidos. La segmentación se realizó para identificar clases de personas que tienen diferentes actitudes hacia candidatos independientes.

¿Quién es quién?

La primera gráfica muestra tres segmentos con las siguientes características:

  • El segmento 1 tiene actitudes favorables hacia candidatos independientes y representa el 26% de población.
  • El segmento 2, que apoya a candidatos con partidos políticos, corresponde al 27% de la población.
  • El segmento 3, con el 47%, representa al grupo de los indecisos. Su preferencia hacia independientes y candidatos con partido no está definida.
Foto
graf1yamil281117

A partir de esta división, podemos conocer cuáles son las actitudes de las personas que conforman cada segmento hacia los políticos que renuncian a su partido para postularse como candidatos independientes. En general, las personas del segmento 1 tienen una opinión buena (5.3%) y regular (7.5%) sobre los aspirantes que abandonan a su organismo político. Es decir, el primer segmento tiene actitudes positivas hacia este tipo de candidatos independientes. Así, es probable que tanto Armando Ríos Piter (pretende contender como senador), como Margarita Zavala (quien busca la candidatura presidencial) tengan ventajas frente a los demás candidatos independientes entre los votantes de este segmento. Los que están a favor de candidatos con partido (segmento 2) muestran una opinión mala (11%) hacia los candidatos que abandonan su partido. Esto es normal debido a que es el segmento que apoya a candidatos partidistas. Por último, el segmento 3, de los indecisos, tiene actitudes regulares (13.4%) hacia los candidatos que dejan sus partidos políticos.

 

Foto
graf2yamil281117

Prediciendo membresía de clase

Es posible predecir (a través de regresiones logísticas) qué tipo de personas tienden a pertenecer a cada uno de los tres segmentos: a favor de candidatos independientes, a favor de candidatos con partidos, e indecisos (aquí se pueden consultar los resultados de los modelos logísticos para cada segmento).

A favor de los independientes
Los pro-independientes son personas que no usan la televisión como su principal fuente de noticias políticas, por lo que es probable que estén poco expuestos a campañas de los partidos políticos. No apoyan al PRI en particular, pero tampoco tienen una identidad partidista. Este grupo, si bien conoce la fecha de la elección, tiene, con base en la información de los modelos, poca probabilidad de votar en la próxima elección. Esto debe preocupar a los candidatos independientes, ya que no solo deben movilizar a sus potenciales simpatizantes para el recaudo de firmas de apoyo, sino para que efectivamente salgan a votar el día de la elección.

A favor de los candidatos con partidos
Los resultados de los modelos muestran que el segmento que apoya a los candidatos partidistas está conformado por personas que votan por el PRI, no reciben información política a través de internet y tienen altas posibilidades de votar en la próxima elección presidencial. Esta última característica es sin duda la mejor ventaja del PRI.

Indecisos
Los indecisos se allegan de información política a través de la televisión, aunque su principal medio de información es internet. Es probable que los que conforman este segmento se informen en mayor medida por internet debido a que son jóvenes. Los resultados de los modelos sugieren que este segmento no conoce la fecha de la elección, lo cual probablemente sugiera que no asistirán a las urnas el día de la elección.

Para ir más a fondo en las variables demográficas, en la siguiente gráfica es posible identificar el perfil de edad y género para los tres segmentos. Vemos que los pro-independientes e indecisos tienden a ser jóvenes (18 a 30 años aproximadamente). Los que apoyan a candidatos pertenecientes a partidos políticos son personas con edad más avanzada (mayores de 55 años). Los hombres y mujeres tienden a tener patrones similares.

Foto
graf3yamil281117

Actitudes priistas vs actitudes independientes

Si la elección fuera mañana, las personas del segmento 1 se inclinan notablemente a no votar por nadie; esta probabilidad se incrementa entre aquellas personas que conocen la fecha de la elección. Los que prefieren a los candidatos con partido político (segmento 2) se inclinan a votar por el PRI.

Foto
graf4yamil281117

Con estos datos es posible concluir que:

1. Los candidatos independientes deben concentrar sus esfuerzos en comunicarse y convencer a los jóvenes de salir a votar y de que voten por ellos. A pesar de que los jóvenes representan un segmento que generalmente no participa en elecciones, son ellos quienes tienen mayores probabilidades de votar por un independiente.

2. A diferencia del quienes favorecen a los independientes, el segmento de personas que se mantiene fiel a los candidatos con partido tiende a estar conformado por personas mayores que seguramente votarán, y lo harán, por el PRI.