PFP en la UNAM | Letras Libres
artículo no publicado

PFP en la UNAM

El rector de la UNAM asumió un gran riesgo político al aceptar que la PFP vigile las instalaciones de la universidad durante el periodo vacacional. Hizo bien. El CGH, deslegitimado en todos los frentes, necesita que no haya alumnos para tomar las instalaciones, lo que habla no sólo de su verdadera naturaleza sino de su nula capacidad de convocatoria. Con las aulas llenas y la vida universitaria recuperándose, el CGH es un molesto grupo que, por voluntad propia, se mantiene ajeno al proyecto de transformación de la universidad. Con las instalaciones en su poder, se convierte en un movimiento capaz de exigir ser el interlocutor único. La policía en la UNAM: triste, muy triste, pero necesario. -