Ville de Sète | Letras Libres
artículo no publicado
Foto: Museo Soumaya [Public domain]

Ville de Sète

Rue du Génie

Afuera se acumula el aura
y permanezco cerrado
en la silenciosa Rue du Génie

donde el sol acomoda sus vértebras
en balcones de antiguas casas
reflejando el color de sus peces

en la fresca noche del Château d’Eau
         donde mil diablos
azules bailan sobre el aire

 

Quai Aspirant Herber

Hemos aspirado de la noche menos segura,
pero la más eterna de todas, donde algunos principiantes
sueltan su carnada lejos del puerto
en la que abundan los industriales ociosos.

Cada uno parado con su canasta,
lejos del centro, casi sin verse,
arrodillados por el deseo de sobrevivir
y conseguir una o dos piezas de cobre y de luna.

Existe otra respiración, que siempre muere
cuando respira uno de los nuestros,
                     similar a la de ese pescador

que sólo consigue la cena del día siguiente
y habita en su soledad de esa otra muerte
en la que cuelgan hambrientos los carcelarios.

 

La Camargue

Esos príncipes del verano
           arrasaron con todo,
cercaron los Campos Elíseos
por un cálido baño de cerveza.

Cercaron sus vientres,
enterraron pájaros de Provenza
para desfilar juntos en la monárquica
            noche de Montpellier,

para desfilar juntos en el precipitado 
           entierro del sol,
mucho antes de arrojar sus manzanas
en la profunda noche del Mediterráneo.