Sobre el incómodo arte de hacer mutis | Letras Libres
artículo no publicado

Sobre el incómodo arte de hacer mutis

En su primera novela, Jorge Comensal habla sobre el cáncer sin tapujos y con humor, retratando de manera auténtica lo que implica vivir con esa enfermedad.

Para leer este y miles de libros más en Bookmate activa el código LETRASLIBRES en https://bookmate.com/code y disfruta de un mes gratis de lectura.

 

El debut literario de Jorge Comensal es una narración tragicómica acerca del cáncer. Con un lenguaje directo y mordaz, el autor mexicano nos obliga a llegar a conclusiones inéditas sobre lo que significa la pérdida del lenguaje y la identidad. Las mutaciones narra la historia de Ramón, un exitoso abogado y padre de familia que sufre de la noche a la mañana una inusual atrofia en la lengua. Luego de practicar estudios, un eminente oncólogo confirma la peor pesadilla del protagonista. Ramón tiene un tumor cancerígeno en la lengua que deberá ser extraído con una glosectomía total.

 “[…] vivo del verbo, de darle voz a la gente ante las autoridades para proteger sus derechos, exigir responsabilidades, dirimir conflictos. Yo represento a mis clientes, hablo por ellos en el conflicto. Mudo valgo madres, no puedo hacer lo que me toca. Así de simple. Si ya no puedes hacer lo que te toca, retírate. Hay gente esperando a que te pares de la mesa para sentarse a comer. A mí me trajeron la cuenta antes de tiempo.”

La nueva y triste realidad del Lic. Martínez no solamente lo priva de saborear un delicioso pollo rostizado o un mole picante, sino que también lo imposibilita de comunicarse con su usual tono sardónico e inteligente. La ausencia de la lengua lo obliga a escribir sus pensamientos y deseos en una libreta. Desgraciadamente para él, la escritura no es tan inmediata como el habla, lo que causa que se encuentre aislado e incapaz de socializar con normalidad. El único momento en el que el protagonista puede expresar todo lo que siente es a través de sus monólogos, los cuales pronuncia cuando se encuentra con Benito, un simpático loro que la empleada doméstica le ha regalado para consolarlo. El pájaro es quizás el único ser que lo insta a usar su nueva risa, gutural e inhumana, cuando pronuncia con su voz aguda leperadas y obscenidades, todo lo que quizá no puede externar por el silencio que ahora domina su vida.

La mudez de Ramón refleja el silencio de las personas que lo rodean. A partir de su glosectomía sus familiares callan y esconden sus sentimientos más profundos. El cáncer es una enfermedad que no solo afecta al paciente. Ser testigo de la rápida decadencia del cuerpo y el ánimo de un ser querido es desgastante. Aunque los miembros de la familia del protagonista aún poseen sus lenguas, no externan con palabras el dolor que invade sus psiques. En un capítulo de la novela, Comensal asegura que el dolor es conocimiento. Una vez que su esposa y sus hijos saben que la metástasis ha invadido el cuerpo de Ramón la sombra de la incertidumbre se posa sobre sus futuros.

 “El silencio te distancia de la carne. Es una paradoja, ¿no? Que el habla, tan invisible, sea precisamente lo que nos ata al cuerpo, ¿no?”

El cáncer es la dolencia de nuestro siglo. Sin duda alguna existe un temor exacerbado y colectivo de ser diagnosticado con esta enfermedad, porque es percibida como una condena de muerte. Proliferan mitos sobre cómo evitarlo. Nos refugiamos en remedios milagrosos y el pensamiento mágico como mecanismo de defensa, porque ante la ausencia de una cura infalible necesitamos una respuesta ante lo incierto y terrorífico.

Las mutaciones es una novela valiosísima porque habla de la enfermedad sin tapujos ni pelos en la lengua. Para su escritura, Comensal realizó una extensa investigación, para retratar y explicar de la manera más auténtica lo que significa ser diagnosticado con cáncer y sobrevivir en sus fauces. Con una trama redonda y perfectamente hilada, el joven autor mexicano combate uno de los tabúes más fuertes de la actualidad. Es difícil hablar del cáncer, y más con un enfoque cómico y entrañable.

“[…] porque la salud, al contrario de lo que pregonaban los charlatanes naturistas, no era un estado de paz y armonía con el entorno, sino de victoria pasajera sobre el caos, de tenso equilibrio en una cuerda tendida sobre el abismo de la entropía.” 

 

Realizado para Bookmate por Paola Garza.