Han saldado el libro de mi enemigo: un poema de Clive James | Letras Libres
artículo no publicado
https://www.bbc.com/news/entertainment-arts-50578512

Han saldado el libro de mi enemigo: un poema de Clive James

Poeta, ensayista y crítico literario, Clive James (1939-2019) acaba de fallecer. Traducimos este poema a manera de homenaje.

Clive James era poeta, ensayista, crítico y presentador. Fue célebre por sus frases lapidarias, sus meticulosas obras de interpretación literaria, el monumental volumen Cultural Amnesia, sus memorias y por poemas que reflexionaban sobre la enfermedad y la muerte. Este es un poema satírico sobre la rivalidad literaria y el destino de los libros.

Han saldado el libro de mi enemigo

y estoy encantado.

Lo han saldado en grandes cantidades

como  un montón de dinero falso incautado

y apilado en un almacén de la policía.

El elogiado esfuerzo de mi enemigo se acumula

en el tipo de librería donde se saldan los libros.

Montones grandes y cuadrados de libros rechazados y, en medio, pasillos

entre los que uno pasa pensando en las vanidades de la vida,

y se detiene para recordar todas esas reseñas reflexivas

ofrecidas para nada al libro de su enemigo.

Porque, atención, ahí está ese libro.

Entre esas hileras y montañas de fracasos,

esos hitos formidables y en apariencia irreductibles

de puros fiambres.

 

Han saldado el libro de mi enemigo

y yo lo celebro

se ha ido con la cabeza gacha como una legión derrotada

bajo el yugo

¿De qué le sirven ahora sus galardones y premios,

los elogios dedicados a su meticulosa técnica,

su voz nueva y singular?

Tirado cuan largo es

el fruto de su mente se junta con los chicos malos,

la chusma, la escoria, los pestiños y las sobras,

los Edsels de la tipografía,

los pringados cuyo destino no cambia ningún hype,

los plastas inamovibles.

 

Sí, su libro delgado con su discreta cubierta

se baña en el resplandor chillón de la portada de La máquina de guerra de Hitler,

su voz personal, inconfundible,

comparte chatarrería con el rascacielos olvidado

de Cocina Kung-Fu: Un recetario,

su honestidad, proclamada por él mismo y creída por los demás,

su célebre desprecio de toda impostura y pretensión

está ahí, junto a Paseos y Excursiones:

Cien años de entretenimiento costero de Pertwee

Y (oh, esto sobre todo) su sensibilidad,

su sensibilidad y sus filamentos finos como pelos,

su sensibilidad delicada y temblorosa está junto

al Libro de las tetas de Barbara Windsor,

un volumen que lleva la descriptiva rúbrica

“Mis tetas darán a todo el mundo horas de diversión”.

 

Pronto saldarán uno de mis libros,

aunque no en el grado monumental

que se ha infligido

al libro de mi enemigo

puesto que en el caso de mi libro será 

por una tirada mal calculada, un error de márketing:

Nada que ver con su valor.

Pero aunque ese acontecimiento contuviera

leves elementos de tristeza, quedarían eclipsados

por el recuerdo de este momento dulce.

¡Enfría el champán y limpia las copas de cristal!

Han saldado el libro de mi enemigo

y yo me alegro.

 

Traducción del inglés de Daniel Gascón.