Cinco escritores mexicanos recomiendan libros de terror | Letras Libres
artículo no publicado
Imagen: Flickr

Cinco escritores mexicanos recomiendan libros de terror

Con motivo del Día de Muertos, le preguntamos a cinco escritores mexicanos cuáles eran sus cinco libros de terror indispensables, raros y desconocidos. Estas son sus listas negras.

Alberto Chimal

1. La mirada perversa, de Edogawa Rampo
Un autor japonés de culto, muy interesado en la tradición del horror (su seudónimo es una transliteración japonesa de “Edgar Allan Poe”), que crea historias donde se juntan lo sobrenatural y las obsesiones y psicosis humanas.

2. El dios de los insectos, de Edward Gorey (incluido en la trilogía La fábrica de vinagre)
Una narración brevísima, ilustrada, sobre una secta fanática y sus “dioses”. En Gorey lo horrible se vuelve sutil: quien lee no se percata de inmediato de que la historia es brutal, de pesadilla.

3. La voz maligna, de Vernon Lee
Tres relatos en los que objetos del pasado resurgen para atormentar a personajes con una percepción casi sobrehumana de la belleza (del arte, de la vida humana, de la naturaleza). Nadie como esta escritora para encontrar el horror de lo bello.

4. La trilogía Southern Reach de Jeff Vandermeer (Aniquilación, Autoridad y Aceptación)
Una rebelión de lo orgánico contra lo humano va a destruir no solo nuestra especie, sino todo lo que entendemos como vida en la Tierra. Una serie de novelas en las que se manifiesta el temor resignado (o nihilista) de nuestro tiempo al colapso ecológico.

5. La voz de la sangre, de Gabriela Rábago Palafox
Un libro de cuentos donde lo cotidiano se mezcla con lo indecible de formas inesperadas. Rábago es una autora mexicana que merece ser recuperada y reconocida, como lo han sido Amparo Dávila o Francisco Tario.

 

Raquel Castro

1. Los veinticinco mejores relatos negros y fantásticos, de Jean Ray
Raymundus Joannes de Kremer, autor detrás del seudónimo de Jean Ray, escribió una cantidad bárbara de relatos de misterio, aventuras y terror, tanto en flamenco como en francés. Uno de los rasgos que más me gustan de Ray es la manera en que juega con el simulacro, haciéndonos creer que las historias que inventa son mitos antiguos, leyendas urbanas o acontecimientos reales.

2. Ella, fantasma, antología de Sebastián Darío Beringheli
Esta colección de cuentos reúne a catorce autoras del siglo XIX, cada una con un cuento de... pues sí, de fantasmas. Mi favorito es, sin lugar a dudas, “El tapiz amarillo”, de Charlotte Perkins, donde se entretejen los problemas psicológicos con los sucesos sobrenaturales.

3. Fantasmas, de Peter Straub.
Detrás de los relatos de terror que platica un grupo de ancianos, amigos desde la juventud, se esconde un hecho terrible en el que fueron cómplices. Aunque el final no es el mejor, esta novela tiene algunos de los pasajes que más me han asustado en la vida. De verdad.

4. Fantasmas, de Joe Hill
En este caso, el título es para un libro de cuentos (que en inglés se llama, mucho más encantadoramente, Twentieth Century Ghosts). Las historias combinan los elementos típicos del relato de miedo con elementos pop, dando lugar a un humor muy particular que no deja de erizar la piel.

5. Causa de muerte, de Lourdes Walls Laguarda
Una colección de cuentos cortos en la que la influencia de Edgar Allan Poe se combina con las experiencias de la autora, estudiante de medicina en el siglo XXI. El resultado es fascinante.

 

Bernardo Esquinca

1. El gran Dios Pan, de Arthur Machen
Dioses paganos que perduran en el presente para recordarnos que el mundo no es nuestro. Con este relato, el padre literario de Lovecraft se ganó un sitio en la inmortalidad.

2. Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson
Unas extrañas hermanas sobreviven encerradas en la vieja casona familiar, aisladas del mundo y sus reglas, escondiendo un siniestro secreto. No se puede entender a Stephen King ni a Donna Tartt sin leer primero a Jackson.

3. Cuentos reunidos, de Amparo Dávila
La única escritora mexicana que dedicó la totalidad de su literatura al relato de terror, y una de las autoras más importantes del siglo XX mexicano. Esta colección demuestra por qué.

4. Nuestro mundo muerto, de Liliana Colanzi
El relevo latinoamericano del género de terror, porque lo reinventa a su muy particular manera: mezcla de folclore con ciencia ficción, estos cuentos no se parecen a nada que hayamos leído antes.

5. Noctuario, de Thomas Ligotti
El secreto mejor guardado de la literatura de terror estadounidense, que ya no es tan secreto, gracias a la serie True Detective. Filósofo del terror, no solo causa pesadillas, sino dilemas existenciales.


Cecilia Eudave:

1. El discípulo: una novela de horror sobrenatural, de Emiliano González
González es nuestro Lovecraft mexicano. Este es un texto decadentista, extravagante y terrorífico.

2. El diablo me obligó, de F.G. Haghenbeck
Esta novela podría ser ir al lado y en contrapunto con la de González. Más allá de ser adaptado para una serie de Netflix, es buenísimo, por algo ganó el premio de mejor novela de terror en España.

3. Casa de muñecas y Las madres negras, de Patricia Esteban Erlés
Una de las damas negras del terror. Su narrativa es inquietante y perturbadora.

4. Cualquier libro de Mariana Enríquez
La verdad no sé por cuál de todos sus libros decidirme, porque cualquiera de ellos te dejará sin aliento. Es muy buena.

5. Invasión, de David Roas
Si lo que quieres es un terror divertido, insolente y que por lo mismo da una vuelta de tuerca al género, te recomiendo sus cuentos. No podrás dejar de sonreír ante un terror perverso e irreverente.

 

Carlos Padilla

1. La pata de mono, de William Wymark Jacobs
Se trata de un cuento breve publicado en 1902. La lámpara de Aladino ahora es una extremidad de animal disecada y los tres deseos no pueden ser más tétricos.

2. El despertar de los lobos, de Whitley Strieber
En esta novela de 1978, los licántropos no son los mitos que nos han contado desde pequeños sino una raza superior viviendo entre nosotros, ocultos entre las sombras, listos para alimentarse de los humanos más desprotegidos.

3. Fantasmas, de Dean R. Koontz
Todos los habitantes de un pueblo en Estados Unidos desaparecen sin dejar huella. Una entidad denominada el antiguo enemigo parece ser la culpable de esa destrucción y de cientos de desapariciones similares a lo largo de la historia de la humanidad.

4. Misery, de Stephen King
Un afamado escritor sufre un accidente automovilístico después de terminar su más reciente novela. Despierta convaleciente, al cuidado de una enfermera que es su más fiel seguidora. Pronto se dará cuenta que no tuvo tanta suerte como pensó al principio. Terror psicológico llevado hasta el límite por el mismo rey.

5. Los niños de paja, de Bernardo Esquinca
El amor/temor del autor por los insectos vuelven aparecer en este libro de relatos donde conviven detectives con formas muy excéntricas para resolver los crímenes, un espantapájaros muy extraño y un grupo de niños con los que uno nunca quisiera toparse. Terror de alta manufactura hecho en México.