La redacción | Letras Libres
artículo no publicado

La redacción

 

Chris Anderson, el editor de Wired, en su artículo titulado “Internet ha muerto”, lanzó una estocada al mundo virtual: “una tecnología es inventada, se expande, mil flores florecen, y después alguien encuentra la manera de adueñarse de ella”. A partir de tal sentencia, The Economist esbozó el futuro del mundo virtual. Según la revista británica, quince años después de su primera manifestación como red global, internet ha entrado a una segunda fase: “parece estar balcanizándose, desgarrada por tres fuerzas”. Los gobiernos, que buscan reafirmar su soberanía; las grandes empresas de tecnología de la información, que están construyendo sus propios territorios digitales (en donde imponen sus reglas, control y límite de conexiones a otras partes de la web); y los propietarios de las redes, ansiosos de tratar con distintos tipos de tráfico. Hasta el momento, la tendencia hacia sistemas más cerrados es indiscutible. Facebook, e incluso Google, son plataformas semiabiertas que funcionan con modelos de negocio rentables y sin legislación clara que permita la competencia. Para Andrew Odlyzko, profesor de la Universidad de Minnesota, el problema no es que internet se convierta en un conjunto de islas separadas, sino “qué tan altos serán los muros” que las separen. Pero si el mundo virtual pierde demasiada universalidad, señala Kevin Werbach, internet podría caerse a pedazos. Advertidos. ~