La recámara del poder | Letras Libres
artículo no publicado

La recámara del poder

La política mexicana ha sido más privada que pública. Un hombre tuvo la paciencia de llevar la bitácora diaria de su destacada trayectoria y así arrojar luz sobre esa zona –desconocida, oscura y, a veces, hasta tenebrosa– de nuestro pasado inmediato: don Antonio Carrillo Flores. Era –en opinión de Daniel Cosío Villegas– uno de los políticos más inteligentes que ha dado el país. No sólo pensaba, también escribía con gran inteligencia y claridad. Su correspondencia contiene verdaderas joyas de análisis histórico y jurídico. Hubiera sido un estupendo historiador si el demonio –o el dios, dirían algunos– del servicio público no lo hubiera atrapado desde muy joven. Ocupó, entre otros puestos, el de director de Nacional Financiera, secretario de Hacienda, embajador de México en los Estados Unidos, ministro de Relaciones Exteriores, director del Fondo de Cultura Económica, embajador en la URSS.      No hace mucho, Alejandro Rossi me narró con entusiasmo una remota comida en la que don Antonio le había leído algunos párrafos de su diario sobre la devaluación de 1954. Acudí entonces con Emilio Carrillo Gamboa para sondear la posibilidad de publicar una pequeña parte de ese diario, justamente la que corresponde a ese momento histórico. Con gran gentileza aceptó la propuesta y contribuyó a editarlo con las imprescindibles notas a pie de página. Carrillo Gamboa decidió también editar los comentarios relativos a la vida privada de su padre.      Como apreciará el lector, no se trata de un diario literario, al menos en las páginas que reproducimos. Es el pulso diario de la vida política vista, oída, sentida y, a veces, sufrida desde dentro. Aunque el estilo es absolutamente directo y breve, el texto es revelador porque nos conduce hasta la recámara del poder. Por un lado, confirmamos que en los tiempos de la presidencia imperial la política tenía mucho de intriga cortesana. Pero por otro comprobamos también que en algunos sexenios, sobre todo en aquel encabezado por el austero don Adolfo Ruiz Cortines, no faltaron hombres que ejercieron sus cargos públicos con eficacia y responsabilidad.      En próximos números, nuestro amigo y colaborador Josué Sáenz escribirá un texto sobre la devaluación que refiere Carrillo Flores. Invitamos a nuestros lectores a informarnos si es de su conocimiento la existencia de otros diarios políticos. Nos proponemos publicarlos. Ojalá y sean tan acuciosos y reveladores como el de don Antonio, un personaje clave de nuestro siglo que está en espera de una sólida y merecida biografía. —Enrique Krauze
-1954 - ENERO Miércoles 6.Comida con Lazo1 y con Nabor2 para conversar acerca de la Ciudad Universitaria. Vamos a dar 503 para las obras y el rector pide 15 adicionales para el traslado parcial. Lazo cree que puede terminar este año si le damos algún financiamiento adicional. Jueves 7. Déficit probable 800. Viernes 15. Comida con Pepe Alcázar. Habló de política. Nunca me ha interesado menos que hoy. Seré feliz cuando la deje. Mientras más pronto, mejor. Sábado 16. Hoy se publicó el boletín sobre la expiración del convenio de los braceros. Lunes 18. Por la noche vi al presidente. Hablamos de braceros. Le dije: “Como buen jugador de dominó, ¿ya pensó usted en su próxima jugada?” Martes 19. Junta en el Salón “Turco” de Palacio con el presidente, Carvajal,4 Padilla Nervo5 y Loyo.6 Se habló de los braceros. Opiné que México no tiene sino una alternativa: impedir su salida o negociar. “No voy a ametrallar a los campesinos”, dijo el presidente. Quiere que veamos cuáles obras pueden intensificarse para dar trabajo a la gente. Por la noche junta con Sánchez Taboada,7 López Lira,8 Comunicaciones, Ceimsa y Petróleos acerca de la cooperativa de transportes. Remiendos a un caso perdido. Miércoles 20. Junta con Recursos Hidráulicos. Aprobé las obras de Chihuahua y Durango. Entrevista con el presidente. Larga y cordial. “Usted y yo nos entendemos ya con una mirada”, me dijo. Aprobó las obras, salvo comunicaciones. Jueves 21. Vi al presidente con Amorós.9 No me gusta nada el panorama ferrocarrilero. No daremos más dinero a Flores Muñoz.10 Ya me entiendo muy bien con él. Comí en la casa. Me llamó Ceniceros.11 Muy sentido porque Camaño12 quiere controlar mucho sus asuntos. En la noche a Nacho González Guzmán confié: “Qué desagradable es ser ministro”. FEBRERO Lunes 1. Vuelta al trabajo. Presupuesto adicional de la Corte. Por la tarde junta con Rodrigo Gómez. Convine en proponer al presidente un aumento general de 25% en los impuestos de importación. La balanza comercial se nos desequilibró mucho en el segundo semestre del año pasado y tenemos que actuar.      Por la noche me llamó el presidente. Le informé que van bien las recaudaciones (55 millones más en enero de lo previsto). Cuando lo felicité me preguntó:“¿Que usted no se felicita?, ¿que es distinto?”. En la carta de Denegri se comenta que se habló de discrepancias entre el Presidente y yo. Falso.      Vino Navarrete con su estudio acerca del “receso” americano. Como siempre aconseja que no reduzcamos el gasto, independientemente de los problemas de comercio exterior. Su charla y una posterior con Mancera y Raúl Ortiz Mena me ha sumido en una honda reflexión: ¿Habrá llegado la hora de modificar el tipo de cambio? Ayer me decía Rodrigo que empiezan los rumores. Yo previne al presidente desde agosto o septiembre del año pasado. Creo que una decisión debemos madurarla antes de la Convención Bancaria.      Cena con Montes de Oca. Reminiscencias. Después de 22 años no sabe en realidad por qué salió de Hacienda. Jueves 4. Entrevista con el Presidente. Aconseja no “dar demasiada importancia al embajador soviético”. Larga charla. Miércoles 10. Junta en los Pinos con Comunicaciones, Recursos H., Marina y Petróleos. Se habló de la Comisión de Inversiones. Siento al presidente muy escéptico acerca de la “técnica”. “Los técnicos, dijo, deben estar al servicio de los políticos.” Le hablé después de mi charla con Gómez Morín. “A veces me angustia, le dije, no saber a dónde va este Gobierno.” Martes 16. Comida con Carvajal y Sánchez Cuén.13 Me dijo Ángel que el presidente está preocupado con los pleitos “entre ministros” y de que “ya se habla de sucesión presidencial”. Por la tarde recibí a Longoria. Muy nacionalista. Por la tarde a la Cámara de Comercio. Se quejan de las ventas. Miércoles 17. Trabajé en los datos de las obras. 1900 del Gobierno. 500 más que el año pasado. Creo que hace falta mostrar entusiasmo.      A las 2 1/2 vi al presidente. Le indiqué que es necesario anticiparse a los datos del Banco de México que no van a causar buena impresión. Junta con Mancera y Palavicini.14 Jueves 18. Por la tarde junta de ministros. Presenté en la mañana el proyecto de boletín. 3,300 de inversiones este año. En la reunión hubo observaciones de Uruchurtu y Ceniceros acerca de si estábamos “echando la culpa” a los Estados Unidos sobre nuestra situación. No entendieron. Se modificó un párrafo. Al presidente se le salió algo acerca de la posibilidad de devaluar, que yo traté de corregir. Viernes 19. Me habló temprano Rodrigo Gómez muy preocupado con las noticias que publican en El Paso acerca de la inminencia de devaluar. Cree que si no queremos dar la batalla vale más pronto. De México salió un despacho de la United Press con un refrito del Zócalo que habla de 10 x 1. Entrevista con Alemán. Estuvo muy cariñoso. “La política –dijo– es femenina. Se apodera de uno y lo asfixia.” “Apretar cuerdas y adelante.” Martes 23. Acuerdo: iba bajo el peso de una tristeza infinita. Hablamos del tipo de cambio, delante de Loyo. Cuando nos quedamos solos y a propósito de Raúl Noriega, a quien el jefe quiere dije: “Lo único que pasa es que no le gustan las cosas de Hacienda. Tiene razón. Que fea es la Secretaría de Hacienda”, me contestó: “¿Y a poco cree que esta silla es muy bonita? Le aconsejo que nunca se le ocurra ser candidato”. “Primero muerto”, contesté con íntima sinceridad. El reaccionó: “No vaya a tomar en serio mis palabras, ya sabe como hablo con usted”.      En la tarde junta final en Relaciones acerca de Caracas. Jueves 25. “La historia termina en punto y coma.” Hablé con el presidente. No quiere que se hable acerca del dólar. Bach lo tranquilizó. Flores Muñoz me enseñó el reglamento para reanudar las compensaciones a la pequeña propiedad. Quiere que Agricultura presida la Comisión sobre Seguro Agrícola. Vino el General Ramos con una idea para retirar a los generales asegurándoles “una supervivencia de diez años” y anticipándoles cinco de haberes para que se dediquen a alguna actividad productiva. MARZO Lunes 1. Dicté breve discurso para instalar la Comisión Nacional de Arbitrios. Subrayé la necesidad de la cooperación local y lo vetusto del problema de las alcabalas. La ceremonia resultó deslucida. Manuel J. Sierra me dijo que los periodistas me encontraron “desangelado”. Vino Espinosa de los Monteros. Quiere manejar una empresa estatal. Por la tarde tuve una interesante entrevista con el Ing. Peña acerca de la minería. Dos cosas claras: favorecer fiscalmente a los metales afinados y a las nuevas plantas. Seguimos perdiendo dólares. Viernes 5. Inauguración de los Juegos Centroamericanos. Como miembro del patronato acompañé al presidente a la ceremonia que estuvo muy lucida. Al regreso en el coche Uruchurtu se quejó de la prensa. También Ceniceros, quien hizo referencia a que unos ministros pagan o ayudan a los periodistas que atacan. Ya en el patio de Los Pinos siguió la conversación entre Uruchurtu, Ceniceros y yo. Con Rodríguez Clavería, quien piensa que debe cambiarse la dirección superior de la Pipsa, para dar a la prensa orientación política. Ceniceros me invitó a seguir charlando. Jueves 11. Comida en el Nuevo Club para agasajar a Cheque por sus 25 años de abogado. Se habló en la comida de Caracas. Opiné que no creía que México llegara a votar en contra de Estados Unidos. Está muy sereno. Me preocupé y lo notó. Le dije que yo temía las repercusiones interiores. De que se confirma la idea de que este gobierno es demasiado “rojo”. Que cuando menos debería aclararse que no votamos por simpatía al comunismo, sino en defensa de nuestro sistema constitucional. No le gusta que Anderson y Clayton entre al café. Viernes 12. Hablé con el presidente. Ante las palabras inconsecuentes de Dulles no nos quedaba otro remedio. Comida con el embajador de Alemania y los ministros de Suecia, Suiza y Bélgica. Un consorcio europeo ofrece 50 millones de dólares de crédito a México.      Encabeza un tal Kattelman, alemán, de quien el embajador dice que es muy serio. Ceimsa. Valles quiere otra vez cambiar el plan del maíz. Se pasó a estudio. Miércoles 24. Me llamó Conssolo de Washington. No objetan el crédito europeo pero sugieren que sea por menor cantidad que los 50 millones de dólares de los que han hablado. También me llamó R. M. Ostos. El B.I. muy bien dispuesto a financiar el Pacífico. “Wall Street no objeta.” Miércoles 31. Hablé con M. Ostos a Washington. Por la tarde llevé a Forgan con el presidente. Forgan habló del financiamiento planteado con el gas de petróleo (30 millones de dólares). No cree en una “depresión”, pero sí en que hay claramente una “recesión”. Después, con López Mateos se habló del conflicto telefónico. “Sigan trabajando bien y en equipo”, dijo el presidente. Viernes 2. Por la mañana hablé con el presidente. Satisfecho de mi colaboración en la solución de los conflictos de luz y teléfonos. Me habló Nabor. Que Lazo quiere entregar “de inmediato” la Ciudad Universitaria. No creo que se había pensado, si no hasta cuando se termine. Estuvo Portes Gil. Que la gente cree que el gobierno “sigue parado”. Miércoles 7. Por la noche junta en la Presidencia con Flores Muñoz acerca de los bancos. No se llegó a conclusiones; pero a la salida el Presidente me dijo que debo ser “más duro”. Viernes 9. Ayer se descompuso mucho el dólar. Junta con R. Gómez. Soluciones. Hablamos con el presidente. Sábado 10. Sigue mal. Fui al box. Ratón Macías con J.S.N.15 Domingo 11. Por la tarde nos reunimos en mi casa R. Gómez, Raúl M. O. (que vino de Washington) y M. Sánchez Cuén. ¡Qué día más terrible! Martes 13. Comieron en mi casa mi papá y los hermanos. Estuvimos contentos. Nada sospechan de la espina que llevo clavada. Junta con el presidente. Opino que sería mejor no abrir los bancos mañana. Rodrigo cree –y triunfa– que no. Miércoles 14. Estoy seguro pero, como temía, nos saquearon. 10 millones.      En la noche junta en la Presidencia. Loyo, Rodrigo, H. Delgado y yo. A las 2 p.m. informé de la devaluación a Ortiz Mena16 y a Salinas y a Hernández Delgado. Desconcierto de los dos primeros. En la junta todos estuvieron conformes. Dijo Loyo: “Si no pudieron controlar la cera de candelilla cómo vamos a pensar en control de cambios”.      El Presidente está tranquilo. Ángel Carvajal me llamó en la tarde. Ojalá que detengamos la medida, que el impacto será terrible. Viernes 16. A las cinco de la tarde, hora de México, llamó r.m.o. que todo estaba listo para que el Fondo aprobara la nueva paridad y el Tesoro mantuviera vivo el convenio de estabilización. Dice que “nuestros bonos” (los de Rodrigo y los míos) han bajado mucho en Washington. Que Overly17 dice “que yo le he pedido mucho fundado en nuestra amistad”. A las 11 de la noche me comuniqué con Raúl. El Fondo aprobó. Sábado 17. Hoy a las cinco de la tarde entregué a los periodistas el boletín que anuncia la desvalorización. 12.50. Estoy tranquilo.      Fui a ver a mi papá quien me recibió con estas palabras “qué vergüenza”. Presagia lo que va a ocurrir. ¡Qué duro es ser ministro de Hacienda! Domingo 18. Muy temprano fui al panteón. Después con mis hijos a tomar una nieve. Leo los titulares de los periódicos. Me encierro en mi casa. Lunes 19 .Veo al presidente. ¿Será conveniente que diga algunas palabras a la nación? Redacto un proyecto. Después se resuelve que él quede “al margen de la tormenta”. Martes 20. A la llegada al acuerdo digo que en seis meses se verán los resultados de la medida y doy el dato de la extracción de dólares en abril. Martes 21. Alemán habla con Mancera. Cree “que nos precipitamos”. Sábado 24. Día tremendo. El Banco de México pierde 13 millones de dólares. Lunes 26. En ambiente de hielo comparezco en la Convención Bancaria. Martes 27. Regreso a México. Informo al presidente que no creo haber convencido a los banqueros. “Ha llegado la hora de que cambie usted ministro de Hacienda.” MAYO Miércoles 5. Pido al presidente que me remueva. JUNIO Lunes 14. Me propongo reanudar estas notas después de dos meses. Sigo creyendo que la desvalorización fue procedente; aunque reconozco que el gobierno no ha logrado convencer a la mayoría de la gente.      He reflexionado mucho acerca de si no intervendría mi falta de gusto en la tarea no para la solución misma sino para su rápida ejecución. Porque es indudable que pude resistir varios meses, pero acaso quise “de una vez” provocar una situación que para el país era buena, aunque significase mi descrédito. JULIO Martes 13. Hoy insisto con el presidente en que debo salir de Hacienda. Le pido ir a la Corte. “Usted estaría muy contento. ¿Pero es allá donde serviría mejor al País?” Tengo la impresión de que está convencido de que me debe remover. Lunes 19. Afectuoso el presidente. Rodrigo Gómez llama a mediodía para decir “que entró el 1er. millón de dólares”. Sábado 24. Declaro que si me volviera a encontrar en la situación de abril, obraría igual. AGOSTO Sábado 28. 136 millones de dólares.18 Lunes 30. Veo con Mancera y Camaño los datos preliminares para el próximo presupuesto. ¡Hay que cortar! SEPTIEMBRE Miércoles 15. Conversación con Oberly. Muy áspera y desagradable. Alegan que hicimos quedar muy mal al Tesoro con sus comerciantes cuando la desvalorización. OCTUBRE Miércoles 27. Aparecen declaraciones atribuidas a Marte sobre la balanza comercial que intranquilizan. Redacto breve nota de rectificación. Sábado 30. El Banco de México perdió más de seis millones entre viernes y sábado. NOVIEMBRE Lunes 1. Hablo con Holland. El Tesoro sigue con resistencia. Perdimos 3.3 de dólares. Por la noche digo al presidente que la gente no me tiene confianza y que debo irme en enero. Jueves 11. Entrevista con Alemán. Cree que todo el problema es psicológico. Que debo conseguir dinero para reserva. Y confía ya es tiempo de que el presidente cambie. Viernes 12. Entrevista de prensa. Me despido del presidente. Está de muy buen ánimo. DICIEMBRE Lunes 6. Salí para México con Ortiz Mena. A la llegada me fui a la Presidencia. Muy cariñoso mi jefe. Lunes 13. Firmó el presidente los presupuestos. Vino Suárez. El presidente le ha pedido opinión. Ganamos tres millones de dólares. Martes 14. Los dólares siguieron bien. Junta con Suárez, Marte Gómez y Pérez Duarte. Almuerzo con Carlos Denegri. “Que ya está fuerte la política.” Que 55 es año decisivo. ~