La poeta laureada | Letras Libres
artículo no publicado

La poeta laureada

Los impuestos pocas veces

son luminosos

pero cuando lo son

llegan en forma de

urnas

boletas

aviones

y hospedaje gratis

flores envueltas

en papel celofán

con nombres como Laura

Palmer o laurel

y no son para todos

En febrero fui a Tixtla

a recoger un premio

y era un impuesto luminoso

en un lugar luminoso

con luminosas

madres sin sus hijos

luminosos

porque a veces

casi siempre

los impuestos

son oscuros

y pesados

y compran armas

negras

oficiales

o desaparecen

se evaporan

no

se transforman

en

bancos

yates

islas

casas blancas

(con luz negra)

lejanos trucos de magia

o en granaderos

antimotines

y en cápsulas

burbujas

o algo así le llaman

a los golpes

civiles sangrantes

y descalabrados

por sus impuestos

hasta morir

 

El caso es que un día

fui a Tixtla a

recibir mi ramo

de impuestos

y en un muro

luminoso, había

un pequeño

esténcil que ponía

“Votar mata” ~