La Iglesia en el siglo XXI | Letras Libres
artículo no publicado

La Iglesia en el siglo XXI

En la edición crítica de El Quijote que preparó para el Instituto Cervantes y Galaxia Gutenberg, Francisco Rico aclara que la citada frase "con la Iglesia hemos topado, Sancho", en realidad es "con la Iglesia hemos dado". Y sí: en Letras Libres "con la Iglesia hemos dado". De los primeros cristianos reunidos en asamblea (sentido etimológico de Iglesia) para diseñar las mejores formas de honrar las enseñanzas de su Maestro, al papamóvil de Juan Pablo II, en un arco temporal de dos milenios cuya significación es imposible resumir, ninguna institución humana tiene la trascendencia y la longevidad de la Iglesia Católica, ni un peso tan determinante en la historia del hombre.
     La Iglesia es transitiva e intransitiva en su relación con la historia: transcurre a lo largo del tiempo (y cambia, como todas las empresas humanas), a la vez que es tiempo detenido. Pero este número no es una mirada al pasado de la Iglesia, sino una reflexión sobre la Iglesia del futuro. Si bien sus tiempos se miden en siglos, casi nadie duda que, pese a los boatos de unos funerales globalizados, esta institución se encuentra cada día más alejada de las preocupaciones reales, cotidianas, de la gente. Pensemos por un momento en ella como una empresa y el panorama no será halagador: pese a ofrecer muy buenas condiciones de trabajo, tiene pocas solicitudes (casi nadie, en Occidente, acepta la castidad como un requisito para ser sacerdote); ha tenido que cerrar sucursales (en muchas parroquias la misa es ya imposible: no acuden fieles y hay más templos que párrocos); otros productos le roban mercado (por ejemplo, el islam en Europa o el protestantismo en Latinoamérica) y el tema del sexo es tabú en cada una de sus oficinas. Estos son algunos de sus desafíos.
     Así pues, en Letras Libres queremos reflexionar sobre la Iglesia del futuro. La pregunta central es: en un mundo afortunadamente laico (con una obligada y necesaria separación entre la Iglesia y el Estado) pero peligrosamente nihilista, ¿tiene la Iglesia un papel relevante que jugar? En este número Hugo Hiriart lanza una serie de heterodoxas y provocadores reflexiones; Humberto Beck analiza diversas propuestas de transformación de la Iglesia, como las revolucionarias y parcialmente incumplidas del Concilio Vaticano ii, aquel ambicioso proyecto de aggiornamento de la Iglesia a la sociedad moderna; en una entrevista-diálogo apasionada, el pensador liberal norteamericano Mark Lilla y el escritor católico irlandés Garry Wills, crítico del papel de la curia vaticana en la organización de la Iglesia, discurren sobre la distancia entre la grey y el papado; Jürgen Habermas y el entonces Cardenal Ratzinger debaten sobre las fuentes del derecho y el papel de las religiones en las sociedades seculares y democráticas; a su vez, Gabriel Zaid estudia el peso del fervor popular mariano, mientras que Héctor Zagal revisa la senda intelectual recorrida por Benedicto XVI. -