Gozar el cine | Letras Libres
artículo no publicado

Gozar el cine

Señor director:
Permítame felicitarlo por la última edición de Letras Libres, en donde —concuerdo con el editorial que la presenta— se reconoce al cine no sólo como una forma de entretenimiento global, sino como un lenguaje ya incorporado a nuestra interpretación de hechos metacinematográficos e, incluso, a la generación de los mismos.
     Disfruté en particular de la conversación entre el escritor y cineasta Vicente Molina Foix y su colega Susan Sontag, de mirada siempre insuperable en contundencia y originalidad. En esta ocasión, el velo que descubre Sontag de los ojos de muchos de nosotros —autoproclamados cinéfilos— es la tramposa tendencia de supeditar el valor de una cinta a su grado de innovación. Es una observación tan sencilla como la que recomienda apreciar de una cinta su sabiduría y no tanto su forma; Sontag echa abajo toda sentencia elitista sobre el cine que privilegia el hermetismo por encima de su capacidad comunicativa, propia de los orígenes de este medio e inherente a su definición. Es, hay que tenerlo en cuenta, un arte que sólo adquiere existencia ante la mirada de un espectador.
     Es importante —como hace Sontag en cada respuesta lapidaria— poner en duda los lugares comunes que obstaculizan el goce de las manifestaciones cinematográficas que nos rodean, muchas de ellas valiosas y subestimadas por su supuesta y mal llamada simplicidad.
     Le agradezco su atención a esta misiva, en el espacio que otorga a los lectores para incorporarse al diálogo propiciado por Letras Libres en cada edición mensual. ~
Atentamente
     — Ana Conde

Tags: