Extraordinaria producción de mediocridad | Letras Libres
artículo no publicado

Extraordinaria producción de mediocridad

Según todos los indicadores, la producción de mediocridad rebasará este año aun las predicciones más optimistas, declaró el Dr. Remedio Menchaca, presidente de la Cámara Nacional de la Mediocridad.
     Entrevistado en sus oficinas, el funcionario sostuvo que no sólo quedará garantizado el abasto interno del preciado insumo, sino que los excedentes podrán exportarse. Ésta es una buena noticia, en tanto que la mediocridad se encuentra en un precio mediano en los mercados internacionales.
     "La cosecha de mediocridad fue no sólo abundante, sino de gran calidad", declaró Menchaca, al mostrar orgullosamente al reportero un kilo de mediocridad recién terminada de procesar. "Mire usted la calidad: opacidad a la mirada, blandura al tacto, indefinición en el sabor. Es un producto tan anodino que es casi perfecto. Lograr la mediocridad no es fácil, pero no requiere de tenacidad ni perseverancia. No exagero si digo que tenemos que prepararnos para administrar esta bonanza. Sin el esfuerzo de todos y cada uno de nosotros, esto habría sido imposible."
     El Dr. Menchaca explicó que la reciente resectorización de la industria de la mediocridad permitió trabajar con una visión más integral, y la reposiciona en la agenda nacional por encima incluso de la producción petrolera. Prudente, el funcionario dijo que "si bien aún no se debe cantar empate", es necesario "no perseverar en el esfuerzo", y que el logro obtenido "no debe servir de acicate" para no lograr nuevas metas en el mediano plazo, que es "nuestro plazo preferido".
     El éxito alcanzado en la generación de mediocridad no excluye la necesidad de recursos frescos para fortalecer las tareas urgentes: impedir que se abata la producción, elevar el autoconsumo y mejorar aún más el producto, con objeto de hacerlo mediocremente competitivo frente a la mediocridad de importación. "No podemos seguir sujetos a voluntarismos o a decisiones de corto plazo que podrían dar al traste con lo hasta ahora conseguido —agregó Menchaca—, y al mismo tiempo se impone encontrar fuentes de mediocridad alternativas, renovables y que respeten el entorno ecológico."
     Por lo pronto, según las evaluaciones recientes, ya se ha logrado que el 14% de los menores de ocho años generen una mediocridad de un nivel adecuadamente mediano, cifra promisoria que permite augurar una mediocridad del 99.5% a la edad de cuarenta años, cuando la producción per cápita llega a su apogeo. "La cifra, estamos orgullosos de reiterarlo, se encuentra varios puntos por encima del promedio considerado mediano por los organismos internacionales."
     Interrogado al respecto, el funcionario explicó que el presupuesto total destinado a la generación de mediocridad en las diferentes instancias involucradas fue de mil millones. "Pero la búsqueda de la mediocridad no se puede medir sólo en cifras. El bienestar que genera en las familias, la tranquilidad moral de los jefes, la satisfacción de tener una mediocridad satisfactoria y bien merecida redunda en beneficios de mediocridad incalculable."
     Anunció la creación de un Padrón Nacional de la Mediocridad que registrará a los productores por edad, origen, empleo y trayectoria, y servirá para lograr que nadie destaque sin ser detectado. Será más fácil así identificar cualquier brote de eficiencia, originalidad o talento para proceder a combatirlo de inmediato, no sin antes analizar las causas y tomar las providencias necesarias para que no se repita. "En cosa de mediocridad —dijo— el país puede dormirse en sus laureles." Y agregó: "Por otro lado, en lugar de trabajar sólo en las consecuencias, trabajamos también en comprender las causas de la eficiencia, fenómeno de gran complejidad. El atávico culto de lo bien hecho, el amor propio, el talento y cosas de ese tipo, aún están ahí, no podemos engañarnos. Pero son problemas que tienen causas multidimensionales que el gobierno no puede derrotar solito."
     Menchaca opinó que la vigilancia de la mediocridad en el servicio público debe incrementarse y estimularse, pues es fuente de ejemplos para el resto de los sectores. "Nuestros seminarios y talleres de estímulo a la mediocridad se llevan a cabo de manera continua en todas partes. También estamos organizando la instauración del Premio Nacional de Excelencia Mediocre, y esperamos entregar el primero algún día futuro."
     Terminó diciendo: "Buscamos crear un marco nacional de políticas en materia de mediocridad, y un equilibro entre mediocridad pública y privada, y entre la micro y la macromediocridad. Esperamos que todos, cada maestro, cada padre de familia, y funcionario público o privado, colaboren en esta lucha. La mediocridad es patrimonio nacional y así va a seguir, contra lo que opinan quienes quisieran permitir su privatización o su venta a los extranjeros." ~