Entrevista con Cárdenas, Fox y Labastida | Letras Libres
artículo no publicado

Entrevista con Cárdenas, Fox y Labastida

Cuando toca a los gobiernos ocuparse de la cultura, con frecuencia las acciones se confunden con, o restringen a, programas netamente educativos. En otras, mejores ocasiones, la cultura se asienta en el imaginario de los rectores políticos del país como una cascada de fomentos y becas.
     Desde hace lustros, sin embargo, imperan vertiginosamente las crisis económicas y políticas en el país. Esto ocasiona, por lo general, la desviación de la ya de por sí escasa y difícil atención a la cultura, con los debidos recortes presupuestales y el relajamiento o desdén hacia las políticas culturales.
     Sigue una tríada de entrevistas rápidas a los hasta ahora más fuertes candidatos a la Presidencia de la República: Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Vicente Fox Quesada y Francisco Labastida Ochoa. Son entrevistas abiertas, pero breves, en busca de la velocidad y capacidad de respuesta, de la libre asociación de ideas, de los gustos y conocimientos culturales de cada entrevistado.
     Cárdenas Solórzano, del Partido de la Revolución Democrática, y Fox Quesada, del Partido Acción Nacional, accedieron a interrumpir sus agendas de campaña por poco más de un cuarto de hora para arriesgar respuestas a las once preguntas que incluía el cuestionario. Labastida Ochoa, candidato del Partido Revolucionario Institucional, prefirió contestar por escrito.

Las preguntas son:
1. Tres autores de su preferencia.
2. Las últimas tres lecturas que haya realizado.
3. Piezas musicales o canciones que más le agraden.
4. Artistas plásticos que le atraigan.
5. Ideólogos, filósofos o historiadores de cabecera.
6. Teatro, danza, conciertos: ¿a qué prefiere asistir?
7. Su espacio cultural favorito.
8. La obra arquitectónica que más le impacte.
9. Una definición propia de cultura.
10. El proyecto cultural que impulsa como candidato a la presidencia de la república.
11. Precedentes sentados en el ámbito de la cultura durante los diversos cargos de gobierno que ha tenido.***El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano fue entrevistado por la tarde, durante un traslado, mientras estaba en su gira de campaña por Ciudad Azteca, Ecatepec, Estado de México, el 6 de diciembre.

1. Puedo decirle que leo mucho, y de todo. Leo sobre cuestiones internacionales y sobre cuestiones nacionales de diverso tipo; cuando tengo tiempo, algo de novela. Pero prefiero no dar nombres.

2. Nuevamente, no quisiera dar nombres porque luego dicen "es su autor favorito o es lo único que lee". La poesía me gusta también.

3. La música mexicana, la música popular y la de cámara. También me gusta la música folclórica sudamericana.

4. La pintura de los grandes muralistas, y la de algunos otros autores de esa época que no están entre los tres más conocidos: Rivera, Orozco y Siqueiros. Por ejemplo, O'Gorman.

5. Trato, sobre todo, de conocer los problemas del país, por dónde se pueden enfocar las soluciones. He leído mucho sobre los problemas políticos de México, historia de México e historia universal. Me interesan también los problemas del desarrollo económico, lo que implica una infinidad de autores y expresiones.

6. Las tres cosas, aunque hace mucho que no puedo asistir. En el gobierno de la ciudad estuve en algún concierto.

7. Los museos de la ciudad: el Museo de Antropología, el Museo de Arte Moderno, el Museo Franz Mayer, sobre todo.

8. La arquitectura tradicional, la arquitectura colonial mexicana. En general, la arquitectura de la Ciudad de México, donde hay infinidad de cosas.

9. Arte... Eso no lo puedo responder ahorita. Cultura es para mí la forma como los pueblos se expresan; sus valores, los valores que le dan identidad, la manera como se reflejan a través de la literatura, los hechos mismos de la historia, sus tradiciones, las artes plásticas.

10. Un proyecto que permita a los creadores de los medios culturales, en distintas disciplinas, manifestarse, expresarse; abrir oportunidades para todo tipo de creación, abrir oportunidades también para que se conozca en México —no sólo en la capital, sino en toda la república— lo que hace la gente de la cultura en el país. Que haya intercambios de una región a otra y que podamos tener aquí las distintas muestras de la cultura universal. Y que la cultura mexicana llegue también a otras partes. Lo importante es que haya programas cul-turales de alcances muy amplios, tanto para los creadores como para presentar las distintas muestras de cómo la cultura se expresa. Eso es lo más importante, más allá de revisar si la parte burocrática (el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes) está debidamente estructurada o requiere de algunas modificaciones.

11. Tuvimos, por ejemplo, el Salón de Tapiz en Miniatura casi durante los seis años que estuve en el gobierno de Michoacán. Se creó el Museo de Historia de Michoacán. Se remodeló y amplió el Museo de Arte en el estado. Se remodeló también el Conservatorio de las Rosas, el primer conservatorio de América. Se dieron oportunidades a los distintos creadores artísticos del estado y se brindaron apoyos a las expresiones del folclor del estado. Se apoyó a la artesanía, la artesanía de calidad, con la que se rescatan valores tradicionales. Y se creó, entre otras cosas, el Instituto Michoacano de Cultura.
     Aquí, en la Ciudad de México, no había un organismo que trabajara en el campo de la cultura: todo se hacía a través de las instancias federales. Bueno, ha habido una actividad cultural muy intensa, en muy diversos órdenes. Por ejemplo, la creación de libro-clubes, y muchas exposiciones, como "Una ciudad y cinco continentes", que está en el Museo de la Ciudad, que nos ha permitido conocer —yo diría— artes plásticas de avanzada de distintas partes del mundo. Ha habido también programas de teatro en atril, y programas similares dirigidos a los niños. En fin, se ha hecho una tarea cultural importante, aparte de haber podido llevar algunos grandes espectáculos o a grandes intérpretes a escenarios como el Zócalo, donde han estado abiertas, para grandes auditorios, estas posibilidades...***Vicente Fox Quesada fue entrevistado el 22 de diciembre por la noche, durante un traslado desde sus oficinas de campaña en la Colonia del Valle hasta una reunión que sostendría a algunas cuadras de ahí.

1. Primero, Alvin Toffler. Número dos, Octavio Paz y, números tres, más que autores, yo te diría que todo lo que tiene que ver con la historia. De Octavio Paz me gusta más leer los ensayos. Me gusta simple y sencillamente su prosa, las partes donde entra a la definición de la cultura mexicana, la política mexicana, la democracia mexicana.

2. Uno se llama Diez nuevas ideas para una nueva economía. Otro es de Thomas Friedman, Lexus y el árbol de oliva, que estoy terminando de leer en este momento; finalmente, agarro siempre en medio a Octavio Paz.

3. Clásica: Chopin, Mozart, Verdi, Beethoven y, aparte de eso, sólo tenores: Plácido Domingo básicamente.

4. Me tengo que ir hasta atrás, hasta Miguel Ángel.

5. No por darle coba, pero todos los recientes de Enrique Krauze sobre el siglo. Es, en historia, lo más reciente de mis lecturas. En cuestión de ideología, de filosofía, pues mis preferidos van por el lado de Martin Luther King, de Indira Gandhi, de luchadores tipo Nelson Mandela, tipo Walessa, que me inspiran mucho en cuestión de lucha política, de posicionamiento ideológico.

6. En los últimos cinco años no he ido a otra cosa que no sea un concierto. En Guanajuato acostumbraba yo, como gobernador, participar en los conciertos de la Sinfónica de Guanajuato. Llegué a agarrar rutinas en sus presentaciones de los jueves, casi cada semana, de manera continua.

7. Cada que tengo la oportunidad me voy a escuchar a una buena orquesta, lo que encuentro en la ocasión en que tengo oportunidad. Tengo que señalar que la frecuencia con que he logrado asistir a estos eventos últimamente es tres por año, no más.

8. Por un lado, las grandes edificaciones de Nueva York, la Ciudad de México, Singapur, Hong Kong.
De lo demás, prefiero lo clásico, lo antiguo: las iglesias, las catedrales, las pirámides.

9. Cultura es la preparación más amplia de conocimientos por encima de la propia educación. Y que abarca todos los campos del conocimiento, de las ciencias, de las artes. El arte es la realización concreta de las personas en cuanto a la expresión de sí mismas o los objetos, las ideas, la palabra.

10. Abarca dos grandes líneas de impulso y promoción: una, la expansión y masificación de la cultura y las expresiones culturales a todos y a cada uno de los ciudadanos en cualquier rincón del país, zonas urbanas, zonas rurales; y, por el otro lado, la apertura total, la libertad total, al desarrollo de toda la expresión cultural apoyada y presupuestada para que se desarrolle ampliamente en el país. Me refiero a una cultura de vanguardia, a expresiones de vanguardia apoyadas desde el Estado de manera intensa, sin fronteras, universal, para que sea la motivación, la incentivación de todo mundo en México por la cultura. Desarrollar, pues, en nuestra gente esa vanguardia cultural, artística, intelectual; que se desarrolle la cultura de México como pueblo, como país, como nación, más allá de todo lo que hemos acumulado en nuestra historia. Que México sea, en este sentido, conocido, entendido como una nación con cultura no sólo en su pasado y en sus raíces sino en sus personas y en su actualidad.

11. Fue el "Cervantes en todas partes", fue el sacar el Festival Internacional Cervantino de la ciudad de Guanajuato y llevarlo a todas las comunidades y los municipios del estado. Llevar los eventos internacionales, nacionales y locales a comunidades rurales, a rancherías, a todas las plazas públicas del estado, donde anualmente se realizaban más de quinientos eventos con asistencias superiores al medio millón de personas. Por otro lado, un gran impulso al desarrollo de lo cultural a través de las casas de la cultura. Nos aseguramos de que en los 46 municipios del estado hubiera una casa de la cultura, apoyada además por 250 centros culturales en otras tantas ciudades o comunidades y construidos ex profeso para la promoción cultural. Finalmente, la promoción presupuestal a través de becas y apoyos de distinta índole. Esas son las tres grandes líneas de impulso cultural durante los cuatro años de gobierno. En Guanajuato, el presupuesto para la cultura llegó a acercarse a los 25 millones de pesos por año, pero además hubo muchos patrocinios y recursos obtenidos por fuera que sirvieron para incrementar este presupuesto. ***Francisco Labastida Ochoa entregó por escrito sus respuestas, gracias a las gestiones de la coordinación de prensa de su campaña, por la noche del 10 de enero.

1. Es muy difícil elegir tres autores, porque depende mucho del género y de la época. Elegir de una variedad tan amplia siempre implica una injusticia. Disfruto enormemente la narrativa de Carlos Fuentes, sin duda la de García Márquez; creo que la nueva narrativa española ha hecho aportaciones importantes a ese género. La poesía de Octavio Paz, de Jaime Sabines, de Benedetti, la poesía de mi propio hermano Jaime Labastida, me han dicho mucho en distintas épocas de mi vida. El ensayo político de mentes lúcidas como la de Federico Reyes Heroles, de Enrique Krauze, de Héctor Aguilar Camín, son también lectura obligada para un político.

2. Quisiera tener más tiempo libre para dedicarlo a la literatura; desgraciadamente estoy obligado a leer mucho sobre los temas que me interesan de política y economía; sin embargo, he releído recientemente La llama doble, de Octavio Paz. Leí también recientemente Que salga el sol, de Simon Peres.

3. Me gusta mucho la música coral, disfruto también la ópera y en general eso que llamamos música clásica. Frecuentemente escucho el Requiem de Mozart, creo que es sin lugar a dudas una obra de arte monumental. Me gusta mucho también la música popular, y dentro de ella la interpretada por Lola Beltrán. Me gusta la trova yucateca y también el jazz.

4. Rembrandt me impresiona por su manejo de la luz y por el intenso conocimiento de la naturaleza humana evidente en sus retratos y autorretratos. Van Gogh por su fuerza, por la forma, por la técnica. De la plástica nacional, Orozco, Rivera, Siqueiros, Cuevas. Sería injusto no mencionar a los contemporáneos oaxaqueños: Toledo, Morales y Hernández, o a mi paisano Antonio López Sáenz.

5. Hay obras y pensadores que por su profundidad y por el momento en el cual los lee uno, lo marcan. Creo que eso me ocurrió con El laberinto de la soledad, con Octavio Paz en general, con Karl Popper y con Thornton Wilder. La historia, la biografía histórica, es uno de mis géneros preferidos.

6. Prefiero conciertos y ópera: soy melómano.

7. Me gusta particularmente el Museo Franz Mayer, porque no sólo alberga la colección de un filántropo de la cultura, sino por el rescate del edificio que fue de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Otro de los espacios que más me han impresionado es el museo de Pérgamo.

8. Me parece injusto mencionar sólo una; son de épocas y circunstancias diferentes: el Palacio de Bellas Artes, el Museo de Antropología, el Edificio de Correos, y las obras de los grandes arquitectos contemporáneos como Barragán, Legorreta, González de León y Zabludovsky, son espléndidas.

9. La estética como disciplina filosófica establece a lo largo de la historia los criterios para catalogar el arte: creo que existen principios básicos de composición, de armonía, de escala, que en mucho ayudan y que al final establecen (con sus diferencias) criterios universales para apreciar una obra de arte o para entender una cultura. La cultura es la acumulación de los conocimientos, la conforma-ción de los gustos y de los valores que nos determinan una forma de entender la vida y de relacionarnos con ella.

10. La cultura es prioritaria. Creo, por ejemplo, que los museos son un excelente instrumento educativo que debe aprovecharse y acrecentarse; que la enseñanza musical se debe retomar con mayor énfasis en las escuelas; que los libros son el mejor compañero y, por tanto, debemos poner todas las bibliotecas que sean necesarias en el país al alcance de nuestros niños. Me parece que el mundo de la intercomunicación electrónica es un vehículo que puede ser estupendo para poner la literatura, la música y las artes plásticas al alcance de un gran número de mexicanos. Creo que debemos rescatar la importancia de nuestras lenguas vernáculas, del arte popular. El Sistema Nacional de Creadores ha sido un esfuerzo valioso para apoyar la creación entre los artistas intelectuales de México. En este esfuerzo, la participación de la sociedad civil se debe estimular; asociaciones filantrópicas como Adopte una Obra de Arte realizan un excelente trabajo de apoyo y rescate de nuestra cultura.
     Propondré en el curso de mi campaña un amplio programa cultural para el país. Estamos trabajando en su elaboración.

11. Impulsé el Festival Cultural de Sinaloa, que tuvo casi un millón de espectadores por año. El estado impulsó también una gran obra editorial. Se construyó el Museo de Arte de Sinaloa, rescatando un hermoso edificio del siglo xix; el Centro de Ciencias de Sinaloa, el Teatro Ángela Peralta, el Museo de Antropología, el Museo Regional de Los Mochis y el Museo de Minería de Cosalá. -

Participe en el  foro relacionado con este artículo. Sólo de click aquí.

Participe en el  foro relacionado con este artículo. Sólo de click aquí.