Empresas gigantes | Letras Libres
artículo no publicado

Empresas gigantes

En su artículo de la edición de marzo de Letras Libres ("Del mercado al gigantismo") Gabriel Zaid hace la antiapología del tamaño y de la escala. Pero no todo es tabla rasa en esa materia: hay de gigantismo a gigantismo y de gigantes a gigantes. Por ejemplo, no es lo mismo Pemex que Bimbo. Por ello, es insostenible la afirmación tajante que hace Zaid de que "el gigantismo es deficitario y tiene que ser subsidiado". Los casos de ibm, General Motors, Coca-Cola y muchos más refutan la tesis. Dichos mastodontes algún día fueron chicos y crecieron, enriqueciendo en el transcurso a sus dueños, no precisamente por ser deficitarios.
     Si la tajante afirmación zaidiana fuera universal, los Servitje no serían (tan) ricos y el patriarca, don Lorenzo, no tendría la convocatoria para andar pidiendo un tipo de cambio devaluado (ese sí) subsidiador de los exportadores. En cuanto al caso de Pemex, aun con todas sus ineficiencias operativas el monopolio estatal no es deficitario, sino todo lo contrario. El superávit petrolero se aplica para compensar los impuestos que deberían enterar y no lo hacen los miles "de pequeños productores" [sic] que integran nuestra economía subterránea, por no decir clandestina.
     Si hay gigantes superavitarios es porque existen economías de escala, economías de la aglomeración y ventajas que provienen de la integración vertical. Que eso sea bueno o malo ya es otro asunto. -