El abrazo | Letras Libres
artículo no publicado

El abrazo

Tú duermes junto a mí, yo me inclino

y acercándome a tu rostro me duermo

como una vela que recibe

la llama del pabilo de otra vela.

Y las dos lucecitas permanecen

mientras el fuego pasa y el sueño sigue.

Y mientras sigue, vibra

la caldera del edificio en el subsuelo.

Arde allá abajo una naturaleza

fósil, allá en lo hondo

arde la prehistoria; muertas

turbas sumergidas, fermentadas,

llamean en la calefacción del cuarto.

En una oscura aureola de petróleo

la habitación es un nido calentado

por residuos orgánicos, por hogueras, putrefacciones.

Y nosotros, pabilos de vela, somos las dos lenguas

de esa única antorcha paleozoica. ~

____________________

Versión del italiano de Fabio Morábito.