Dos poemas | Letras Libres
artículo no publicado

Dos poemas

Sobrevivientes

 

Una vela prendida

desaparejado el suelo

la ventana abierta.

Una vela prendida

el bosque desaparecido

una ventana sin marco

la puerta sin cerradura

sin madera el bosque

los árboles mudos

solo la piedra porosa

de tanto mar dentro.

Una vela prendida

y aquel pájaro y su nido

dibujados sobre lajas,

guardaron el negro

sobre el blanco. ~

 

Esa luz

Esa luz obstinada en pelear contra la noche

concentra bajo los árboles sus frutos caídos,

esa luz nos instiga como un ojo,

sigue nuestro camino errante

inconcluso entre la tarde y la noche,

luz obstinada que pregunta

y cae insistente sobre la ortiga

invasora, crecida entre muros y puertas.

La luz obstinada en pelear contra la noche

viene viviendo muchas vidas,

sigue crecida en la casa,

llega desde la penumbra y florece en el invierno,

vence la oscuridad cayendo de tajo

sobre el tiempo de los viejos

sobre el tronco de los árboles

mientras espera que los frutos caigan. ~