Cultura condensada | Letras Libres
artículo no publicado

Cultura condensada

Una mirada semanal a las noticias y debates que involucran a la cultura en sus distintas expresiones.

Banksy lo hizo de nuevo

Durante una subasta organizada por la casa Sotheby’s el 5 de octubre, el último lote, un cuadro de Banksy, se autodestruyó después de que fuera vendido en 1.18 millones de euros. El artista, conocido por pintar con aerosol sobre edificios públicos y cuya identidad sigue siendo un misterio, explicó en un video publicado en su cuenta de Instagram que hace muchos años instaló en el marco de Niña con un globo rojo una trituradora de papel que accionaría en caso de que fuera subastado.

 

 

Su compradora, una coleccionista europea, aceptó pagar el precio pactado porque, aunque la obra ya no es la misma que adquirió, ahora cuenta con su “propio pedazo de historia de arte”. Según los críticos, su inversión podría duplicarse, a pesar de que la intención del artista era burlarse del mercado del arte.

 

View this post on Instagram

We are pleased to announce that the winning bidder on @Banksy’s ‘Girl with Balloon’ last Friday night in London has confirmed their decision to acquire the new work that was created in our salesroom. Newly titled ‘Love is in the Bin’, the piece has become the first artwork in history to have been created live during an auction. The buyer, a female European collector and a long-standing client of Sotheby’s, is proceeding with the purchase at the same price as was achieved in the room on the night. ‘Love is in the Bin’ will be on view to the public in Sotheby’s New Bond Street galleries in #London on Saturday and Sunday 13th and 14th October from noon until 5pm. Final entry to the galleries at 4.40pm. #LoveIsInTheBin #SothebysContemporary #Banksy

A post shared by Sotheby's (@sothebys) on

 

Al video, Banksy añadió una frase atribuida a Picasso: “La urgencia de destruir es también una urgencia creativa”. De la misma manera lo entendió Alex Branczik, el director de arte contemporáneo en Sotheby’s Europa, quien afirmó que por primera vez se creó una obra de arte al momento de ser subastada: “Banksy no destruyó una obra de arte en la subasta, creó una”. Pest Control, el organismo de autenticación de Banksy, le otorgó un certificado de identidad a la obra, en el que informa que su nuevo título es El amor en la papelera. Ha sido tal el impacto de la broma, que hasta los publicistas se están inspirando en ella para sus campañas.

 

View this post on Instagram

Let’s end the speculation and crazy conspiracy stories. Banksy didn’t destroy an artwork during our Evening sale last week; he created one. This is the newly titled Love Is In the Bin, 2018. Were we in on it? Absolutely not. Do you really think Banksy, who started out stencilling walls in Bristol and dodging the local authorities, would want to collaborate with the art establishment? Where’s the subversion in that? Come on, you should all know better. Come and see the finished painting (and see if you can spot the shredder) this weekend at Sotheby’s New Bond Street. @banksy @sothebys #shreddingrecordssince1744 #sothebyscontemporary #loveisinthebin #banksy #shreddedbanksy #spottheshredder #wegotbanksyed #canwemoveonnowplease

A post shared by Alex Branczik (@alexbranczik) on

 

Sin embargo, el happening tuvo una víctima: Jenny Saville, una artista inglesa de 48 años que pinta desnudos femeninos a gran escala. A pesar de que muchos han asemejado aspectos de su obra a la de Peter Paul Rubens, Willem de Kooning y Leonardo da Vinci, Saville presenta cuerpos femeninos que carecen de retoques y están alejadas de las imágenes que los hombres han difundido a través de la historia del arte y de la cultura popular. La maternidad, el dolor, las cirugías plásticas y los ideales de belleza impuestos a los cuerpos de las mujeres son los temas sobre los que gira: “Mi meditación es a través del cuerpo. Todo mi trabajo es una especie de paisaje, el paisaje del cuerpo o la arquitectura del cuerpo en la naturaleza, o la naturaleza de la carne, o la manera en que la luz afecta al cuerpo”.

Durante la subasta de Sotheny’s, su cuadro Propped se vendió en 10.8 millones de euros, el precio más alto por una obra de una artista viva. Nazy Vassegh, consultora de arte, señala que el récord de precio de venta obtenido por la pintura de Saville refleja una fuerte tendencia a reevaluar el papel de las mujeres en el arte: “Las mujeres artistas están teniendo una mayor exposición: en museos, galerías, ferias de arte y subastas. Definitivamente es un momento importante, y ya era hora”. Pero este hecho quedó opacado por la trituradora de Banksy. La falta de atención por parte de los medios que cubrieron la subasta revela que aún falta mucho para que el arte hecho por mujeres sea tomado en cuenta en una medida igual.

 

Las reacciones al nombramiento del nuevo director del FCE

Después de que Margo Glantz renunciara a la dirección del Fondo de Cultura Económica (FCE) por motivos personales, el presidente electo invitó a Paco Ignacio Taibo II a dirigir la editorial del Estado mexicano. En un video que compartió en sus redes sociales, Taibo II aceptó el ofrecimiento, pero aclaró que no dejará su trabajo como escritor ni activista. El historiador ha publicado más de 80 libros, es creador de la brigada cultural Para leer en libertad, asociación civil dedicada a la promoción de la lectura, y es uno de los organizadores de la Feria del Libro del Zócalo.

Taibo II fue sincero sobre su falta de experiencia en gestión editorial: “No tengo en las manos ninguna preparación. Tengo que ponerme a estudiar toda la estructura del libro relacionada con el aparato del Estado, la situación económica de la empresa, la política editorial hasta ahora, la situación de los trabajadores, el impacto de las publicaciones del Fondo entre la gente”.

Esta situación provocó algunas críticas. Fernando García Ramírez comentó: “El Fondo debe ser dirigido por una persona preparada, no por una que venga a aprender. Alguien que pueda dedicarle todo su tiempo. Por una persona que respete la pluralidad de su catálogo y no por un ideólogo dogmático. Por alguien que piense que la cultura es un fin en sí misma y no un medio”. Para Víctor Manuel Torres, Taibo II ha demostrado su talento en la gestión de recursos para la promoción cultural, pero el FCE requiere “un capitán de tiempo completo”, alguien que pueda lidiar con la carga administrativa y editorial. Por su parte, otros escritores consideran que el nombramiento es oportuno, pues Taibo II ha trabajado durante muchos años como promotor de la lectura. Sabina Berman en su Twitter compartió su felicidad por el nombramiento: “Si ha sido el gran promotor de la lectura que ha sido, sin presupuesto, con presupuesto y con el acervo de clásicos universales y nacionales del FCE hará una maravilla”.

El FCE nació en 1934 por iniciativa de Daniel Cosío Villegas para que los estudiantes de economía tuvieran libros en español. Con el paso de los años su catálogo se extendió a otras áreas, como la filosofía, la sociología, la literatura, la antropología y el derecho. En sus 84 años de historia se ha consolidado como una de las editoriales en lengua española más importantes. Por su dirección han pasado políticos como el expresidente Miguel de la Madrid, editores como Arnaldo Orfila, y escritores como Jaime García Terrés, José Luis Martínez y Gonzalo Celorio.

La tarea no es sencilla, porque el FCE tiene características que lo convierten en una institución única dentro de la industria editorial. No solo edita, produce, distribuye y vende libros (en sus 35 librerías en México y el mundo), sino que es un organismo descentralizado de la administración pública federal, por lo que parte de su presupuesto proviene del erario, pero también es una empresa que depende de sus ventas para pagar las nóminas de sus empleados. El nombramiento de su director no es poca cosa, sin embargo el éxito o fracaso de su gestión dependerá de la manera en que logre coordinar a su equipo de trabajo. Más allá de las diferencias ideológicas, deberá permanecer la autonomía y el gusto por publicar libros de calidad a precios accesibles para todos.

 

El Nobel de Borges

En un acto de rebeldía contra la Academia Sueca por haber cancelado el Premio Nobel de Literatura y con el propósito de sanar una “deuda histórica”, una agrupación llamada Comité Internacional de Escritores –integrado por Catherine Millet, Irvine Welsh, Jorge Carrión, Fernando Savater, Cristina Rivera Garza, entre otros, y convocado por el director de teatro Marc Caellas– decidió otorgarle el Premio Nobel de Literatura de este año a Jorge Luis Borges. Durante la inauguración de la Feria del Libro de Buenos Aires, el actor Esteban Feune de Colombi, caracterizado como una académica, anunció en sueco y en español que el escritor argentino había sido el galardonado.

Borges estuvo muy cerca de obtener el verdadero Premio Nobel en cinco ocasiones. En 1965, fue considerado junto con Vladimir Nabokov, Alejo Carpentier, Theodor W. Adorno, W. H. Auden y Mijaíl Shólojov, pero el ganador fue el autor de El Don apacible. Dos años después, Borges volvió a estar entre los aspirantes, pero el presidente del comité de Literatura, Anders Osterling, lo consideró “demasiado exclusivo o artificial en su ingenioso arte en miniatura” y prefirió otorgarle el premio al guatemalteco Miguel Ángel Asturias. Finalmente, Borges perdió toda posibilidad de ganar el premio literario después de haber visitado a Augusto Pinochet y describirlo como “un caballero”.

Las implicaciones irónicas del “performance” parecen evidentes. Aún así, es claro que Borges no requiere de premios póstumos para que el público reconozca su influencia en el mundo de las letras, como expresó Alejandra Amatto, académica del Centro de Estudios Latinoamericanos de la UNAM y especialista en literatura fantástica: “El legado de Borges va mucho más allá de un premio (apócrifo o no) otorgado por los hombres (los mortales, pues). El legado que nos ha dejado Borges, ahí como poca cosa, comprende la transformación insólita, magnífica e indeleble de toda la literatura hispanoamericana. Nuestra tradición literaria es una antes de Borges y es otra después de Borges (independiente de si les gusta Borges o no).”

 

Murió Hebe Uhart, una escritora rara

En el mes de agosto esta revista estuvo dedicada a las escritoras raras, a aquellas que merecían ser más conocidas o que tenían rasgos peculiares. Mercedes Cebrián decidió escribir el retrato de la argentina Hebe Uhart, quien este jueves falleció en Buenos Aires a los 81 años.

En “Hebe Uhart. Las ventajas de tener oído absoluto”, Cebrián analizó algunos de los aspectos que hacían de Uhart uno de los secretos del Cono Sur que más debería de compartirse: su capacidad para capturar las voces de la gente, su mirada atenta para describir cada detalle, su obsesión con los animales, sus deseos de la vida provinciana y su irrefrenable imaginación. De acuerdo con Cebrián, “Uhart apenas emite opiniones: simplemente describe lo que ve y produce así el acceso a un conocimiento total”.

Uhart fue una maestra del relato breve, no solo en los textos sino también en la práctica, pues mantuvo su taller de narrativa hasta el último minuto. Constantemente le recordaba a sus alumnos que el primer personaje es uno mismo y que para escribir hay que mirar el mundo: “Si uno vive siempre en una misma clase y no sale de ahí, no tiene más que hábitos de clase y pierde la riqueza en la mirada desde distintos ángulos, lo que da solvencia al escribir. Hay que tratar de pensar un poco ‘frangollando’, pensar con mezclas”. Para ella, no había diferencia entre la vida y la literatura.