Cultura condensada | Letras Libres
artículo no publicado

Cultura condensada

Una mirada semanal a las noticias y debates que involucran a la cultura en sus distintas expresiones.

El PES no se queda con la comisión de Cultura y Cinematografía

El lunes, los partidos políticos llegaron a un acuerdo preliminar sobre el reparto de las comisiones ordinarias de la actual legislación. Aunque el Partido Encuentro Social (PES) perdió su registro por no contar con los votos suficientes durante las elecciones federales, le asignaron la comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados.

Mediante redes sociales, personajes del medio cultural y artístico, como Sabina Berman, Julián Herbert y Demián Bichir, entre otros, manifestaron su inconformidad por la agenda conservadora que promueve el PES. Los hashtags #NoAlPESenCultura y #MorenaNoLeFallesALaCultura se volvieron tendencias rápidamente, y un grupo de manifestantes fue a San Lázaro a pedirle al actor y ahora diputado Sergio Mayer su intervención para impedir que el PES presidiera la comisión. En change.org, la locutora y directora de Trilce ediciones Deborah Holtz encabezó una petición para quitarle la comisión al PES: “Exigimos que dicha comisión sea dirigida por un representante de partido cuyas ideas progresistas coincida con la naturaleza de la actividad cultural y que respete a los miles de personas que buscamos el cumplimento de los derechos culturales”. Hasta el momento, la petición ha recaudado más de 10,000 firmas.

Fue tal la presión, que durante la noche del miércoles los grupos parlamentarios de Morena y el PES anunciaron que las comisiones de Salud y Cultura ya no serán presididas por el PES sino por Morena. En cambio, el PES estará a cargo de las comisiones de Deporte y de Trabajo y Previsión Social.

Sergio Mayer fue nombrado presidente de la comisión en disputa, lo que no dejó de provocar cuestionamientos en cuanto a su trayectoria como integrante del grupo pop Garibaldi, actor de telenovelas y creador y estrella del show Solo para mujeres. Hugo Eric Flores, presidente del PES, expresó la postura de su partido ante los cambios en las comisiones y aclaró que su bancada había propuesto al historiador Ricardo de la Peña Marshall para presidir la comisión “por su alto perfil y amplia trayectoria”. En entrevista con El Universal, Mayer declaró: “Para presidir la Comisión de Cultura pues… tampoco necesitas ser Sócrates [...] Los intelectuales merecen toda mi admiración y respeto, pero creo que no necesito ser un intelectual para llevar la Comisión”. Además explicó que su objetivo es contribuir a que más niños y adolescentes tengan acceso a la cultura para lograr más justicia e igualdad.

Por su parte, Susana Harp, cantante y senadora por Morena, presidirá la comisión de Cultura en el Senado. Sus principales propuestas son garantizar la seguridad social a los artistas y proteger el patrimonio intangible, desde las danzas hasta los textiles.

Por otra parte, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador declaró esta semana que la primera secretaría en abandonar su sede en la Ciudad de México será la de Cultura, la cual despachará a partir del 2019 en Tlaxcala. Las autoridades estatales aún no definen el espacio que ocupará la secretaría y si los más de 14 mil empleados de la dependencia serán reubicados en su totalidad.

 

La apuesta política del Premio Turner

El premio Turner es uno de los premios de artes visuales más reconocidos del mundo y el más prestigioso del Reino Unido. Desde 1984 se entrega anualmente a artistas que trabajan principalmente en la isla aunque hayan nacido en otros países, o que son británicos y trabajan en todo el mundo. Su objetivo es reconocer los avances en el arte británico actual, antes que celebrar la trayectoria. Anish Kapoor, Steve McQueen y Damien Hirst se cuentan entre quienes han sido galardonados anteriormente.

Antes de que se anuncie al ganador, el museo Tate Britain organiza una exposición donde se presentan los cuatro finalistas. Por primera vez, no hay esculturas ni pinturas: los nominados exponen materiales audiovisuales de contenido político y social. Para Alex Farquharson, director del museo, se trata de una exhibición única en la historia del premio: “Creo que este es un momento increíblemente político en todos los niveles, en Europa, en América y en muchas regiones del mundo. Entonces el premio Turner trae todo eso a casa”.

El grupo interdisciplinario Forensic Architecture presenta una instalación y un video de diez minutos donde se exponen las violaciones de los derechos humanos a un asentamiento beduino cometidos por la policía israelí. Naeem Mohaiemen, director de cine de origen bangladesí, investiga a través de cintas, instalaciones y ensayos el legado de la descolonización después de la Segunda Guerra Mundial y el papel de la memoria en la creación de utopías políticas. Charlotte Prodger presenta un video que grabó con su iPhone. Durante 33 minutos, la artista visual realiza un ejercicio autobiográfico para explorar su identidad queer. Por último, Luke Willis Thompson expone la brutalidad policiaca y la violencia racial en una trilogía.

El ganador se dará a conocer el 4 de diciembre, en una ceremonia que se transmitirá por televisión.

 

Teatro para reconstruir a la sociedad

Desde su origen en la Antigua Grecia el teatro ha tenido una función social, ya sea para denunciar las injusticias de los gobiernos, exhibir los vicios de la sociedad o burlarse de la cotidianidad. En la actualidad, compañías de teatro locales buscan reforzar el compromiso con sus comunidades a través de programas educativos para niños y adultos.

En Estados Unidos, algunas compañías están apostando por llevar el teatro fuera del edificio y acercarlo a la gente. Además de promover sus obras, buscan conocer las necesidades e intereses de su audiencia, incluir sectores marginados y construir experiencias significativas. Muestra de esto son las actividades que la compañía Woolly Mammoth hace para involucrar a la gente con sociedades civiles y causas políticas, como Women’s March y Black Lives Matter.

Otro ejemplo es el que se vive en Haití, donde el panorama teatral empezó a adquirir fuerza en los primeros años de la década de los 2000, pero se vio interrumpido a raíz del terremoto que azotó la isla en 2010. Ahora una generación de dramaturgos y actores busca revivir el Teatro Nacional con obras sobre las problemáticas que los haitianos enfrentan día con día. “El teatro puede estar al servicio del desarrollo porque simplemente está exponiendo la realidad de nuestra sociedad, permitiendo a los miembros de la comunidad captar esa realidad y extraer algunas lecciones” dice Mackenson Israël Blanchard, un estudiante de Negocios con una trayectoria actoral de diez años.

El proceso de reconstrucción ha sido muy lento por la situación económica que vive el país, pero eso no ha desmotivado a Billy Elucien, fundador de la Asociación de Profesionales del Teatro Haitiano, quien confía en la importancia del teatro para reconstruir el tejido social: “Después del terremoto, el gobierno hizo un llamado a todos los dramaturgos para ofrecer terapia a través del teatro. Aunque hay psicólogos, el papel del teatro para aliviar la difícil situación de los haitianos afectados es muy valioso”.

 

La última temporada de House of Cards ya tiene fecha de estreno

“El reinado del hombre blanco de mediana edad ha acabado”, dice Claire Underwood en el tráiler de la última temporada de House of Cards. Después de que los productores de la serie despidieran a Kevin Spacey por los escándalos sexuales en los que se vio envuelto, el argumento tomó otro rumbo. Frank Underwood murió y ahora su esposa es la primera presidenta de los Estados Unidos.

La primera temporada se estrenó en 2013 y fue un éxito, pero conforme avanzaron las temporadas su trama empezó a decaer en profundidad y sentido. De acuerdo con Stephen Kelly, crítico de televisión del Guardian, hacia la quinta temporada la serie perdió “su propuesta, su ingenio, su oscuro sentido del humor”, por lo que las expectativas sobre la sexta temporada no son altas. Sin embargo, el interés está en saber cómo los guionistas manejaron la muerte del protagonista y si Robin Wright, la actriz que interpreta a Claire Underwood, será capaz de superar la actuación de Spacey.

La última temporada se estrenará el 2 de noviembre en Netflix.