Cultura condensada | Letras Libres
artículo no publicado

Cultura condensada

Una mirada semanal a las noticias y debates que involucran a la cultura en sus distintas expresiones.

El largo camino para ser un artista consagrado

Un estudio publicado en la revista Science esta semana revela una situación que era conocida, pero de la que no se tenía evidencia empírica contundente: las galerías donde exponen los artistas al inicio de su carrera son cruciales en su consolidación.

De 1980 a 2016, un grupo de científicos de datos siguió paso a paso la carrera de 500,000 artistas nacidos en la segunda mitad del siglo XX en diferentes países. Al analizar la información de las exposiciones en 16,002 galerías y 7,586 museos, así como las ventas en 1,239 casas de subastas, los investigadores llegaron a la conclusión de que el grupo que toma las decisiones sobre qué artistas valen la pena es mucho más reducido y poderoso de lo anticipado..

El estudio relata que el reconocimiento de un artista no depende única y exclusivamente de su talento, sino de factores como el lugar que ocupa dentro de la historia del arte y la extensión y calidad de su obra. Quienes se encargan de valorar esto son los académicos, curadores y coleccionistas. Mientras mejor sea la reputación de un artista, mayores son las probabilidades de que se presente en un recinto prestigioso y de que sus cuadros se vendan en altas sumas. 

El prestigio de una institución es un valor subjetivo determinado por su antigüedad, los recursos financieros con los que cuenta, la ubicación geográfica y las relaciones que establece con otras instituciones. Esto ha provocado que los museos europeos y norteamericanos marquen el rumbo del quehacer artístico. El MoMA, la Galería Tate, el museo Guggenheim, las galerías Gagosian, el Museo Reina Sofía y el Centro Pompidou son los recintos más prestigiosos puesto que a lo largo de su historia han albergado el mayor número de exhibiciones de los mismos artistas. De acuerdo con el estudio comandado por Albert-László Barabási, un artista que en los primeros años de su carrera se presentó en el MoMA tiene 33 veces más probabilidades de exhibir su trabajo en el Guggenheim que otro que empezó en cualquier otro museo.

El problema es que la accesibilidad a estos espacios es cada vez más reducida y si no se cuenta con la aprobación de la comunidad artística es muy difícil conseguir un lugar dentro de algún recinto valioso. Esto condena a los artistas a truncar sus carreras o no salir del anonimato. Los científicos descubrieron que “el acceso temprano a instituciones de prestigio ofreció acceso de por vida a recintos de este tipo y redujo la tasa de deserción. Por otro lado, quienes empezaban su carrera en la periferia manifestaron una mayor tasa de abandono y acceso limitado a instituciones centrales”.

Este fenómeno no es exclusivo del mundo del arte. En 1999, Pascale Casanova publicó La república mundial de las letras donde, a partir del concepto de capital cultural primero propuesto por Paul Valéry y después desarrollado por Pierre Bourdieu, reflexiona sobre los mecanismos que operan para que un creador alcance el reconocimiento. De acuerdo con Casanova, este capital cultural: “existe en forma de instituciones literarias, académicas, jurados, revistas, críticas, escuelas literarias, cuya legitimidad se mide por su número, su antigüedad y la eficacia del reconocimiento que decretan”. A raíz de la investigación publicada en Science hay pruebas del impacto que tienen las instituciones en el impulso de las carreras. Si solamente seis museos ubicados en cuatro países tienen casi todo el control del mundo del arte, ¿qué oportunidades de sobresalir tiene, por ejemplo, un artista nacido en un país en vías en desarrollo? ¿Qué efecto tienen estos mecanismos en la vitalidad de las distintas disciplinas artísticas?  

 

Premio Cervantes para las palabras de Ida Vitale

La escritora uruguaya Ida Vitale fue galardonada con el Premio Cervantes en reconocimiento a su larga trayectoria y a su estilo poético que es “intelectual y popular, universal y personal, transparente y hondo”. Es la quinta mujer en recibir el premio y su entrega rompió la regla no escrita de alternar el premio entre escritores españoles y latinoamericanos (como se recordará, el año pasado fue galardonado el nicaragüense Sergio Ramírez).

Aunque también ha escrito novelas y ensayos, Vitale es principalmente conocida por su poesía. Sus poemas son breves y precisos. Quizá esto podría explicarse por su fascinación por las palabras y sus orígenes, tema constante en sus poemas, como muestran los primeros versos de “Accidentes nocturnos”, poema que se publicó en 2015 en esta revista: “Palabras minuciosas, si te acuestas / te comunican sus preocupaciones”.

Para Vitale, las palabras son más que su herramienta de trabajo. En entrevista con José Montelongo aclaró: “Ellas nos retribuyen: nos dan el auxilio que buscamos en la escritura y a la vez un estilo”.

Con motivo del otorgamiento al Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo, en 2010, Carlos Pereda describió que el poder de Vitale recae en su “otro modo de usar las palabras ajeno a la dictadura palabrera, otro modo de pensar fuera del vértigo simplificador y, ante todo, que es posible otro camino, lleno de obstáculos pero divergente de la cómoda supercarretera de la ignorancia”. En sus versos entreteje situaciones cotidianas, la lucha social y la recuperación de la memoria. “Por eso, quien lea sus versos, en medio de tanto ruido y fantasía que anonadan, acaso pueda rescatar un poco de sentido, un poco de coraje, un poco de humanidad”, concluye Pereda.

Vitale es una de las poetas que más ha influido en escritores de diferentes generaciones y latitudes. El Cervantes se suma al Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances que recogerá la próxima semana en Guadalajara. En la misma charla que sostuvo con Montelongo, Vitale confesó que después de todos estos años los premios literarios le siguen produciendo “asombro y gratitud”.

 

Murió el “rey del bolero”, Lucho Gatica

Este martes, el cantante chileno Lucho Gatica murió a la edad de 90 años en la Ciudad de México. En las décadas de los cincuenta y sesenta se volvió famoso por sus interpretaciones de boleros de Roberto Cantoral y Armando Manzanero y por actuar en diversas películas.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, decretó un día de luto nacional en su honor. “Tremendo músico chileno, reconocido mundialmente por su talento y muchas veces condecorado por sus méritos”, escribió en su cuenta de Twitter.