Morirse está en hebreo, de Alejandro Springall | Letras Libres
artículo no publicado

Morirse está en hebreo, de Alejandro Springall



Si el humor judío se basa en la autoparodia, al subgénero de la comedia judeomexicana se suman los códigos de la élite defeña, la apropiación de sus ritos por parte de la servidumbre católica, y un machismo que compite en arraigo con la religión. Es el caso de Morirse está en hebreo, que a partir de un motivo trágico –una muerte inesperada– deshilvana el tejido formado por una familia judía radicada en la ciudad de México. Obligados a convivir durante los siete días de la shivá (el rito judío de duelo), familiares y amigos descubren en el otro un revés de personalidad. El relato dividido en días y la premisa de convivencia forzada hacen verosímil la revelación de secretos. Se agradece de Springall el no haber abusado del estereotipo como recurso cómico para, en cambio, encontrar afinidades entre idiosincrasias, al final, temperamentales y gregarias. ~