4 meses, 3 semanas y 2 días, de Cristian Mungiu | Letras Libres
artículo no publicado

4 meses, 3 semanas y 2 días, de Cristian Mungiu

 

 

Desde los primeros días de la competencia, la película que narraba un aborto clandestino en la Rumania de los años ochenta se perfilaba como ganadora del pasado Festival de Cannes. Podría pensarse que la sordidez del tema, o la ventaja natural del realismo a la hora de crear identificación emocional, fueron las causas por las que la película obtuvo la Palma de Oro sobre nombres prestigiados y películas a la altura. Lo irónico –y, por ello, loable– es que la fuerza de la película de Mungiu radica en todo lo opuesto al desplante y la manipulación. El director evita la explotación de imágenes perturbadoras (la única –inevitable– un feto), propicia el tono angustiante que resulta de la aparente falta de acción, y se apoya en la contención de emociones de la magnífica actriz Anamaria Marinca, en el papel de la joven presente en el aborto de su amiga. ~