Cinco cosas útiles para combatir el cambio climático | Letras Libres
artículo no publicado
Foto: Tiia Monto, CC BY-SA 4.0 <https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0>, via Wikimedia Commons

Cinco cosas útiles para combatir el cambio climático

Las acciones de las personas, en particular aquellas que viven en países ricos y que, por lo tanto, son responsables de más emisiones de carbono que el ciudadano promedio de la Tierra, pueden tener un rol en la desaceleración del cambio climático.

Tal vez el reciente informe de las Naciones Unidas sobre el clima, el cual afirma que los seres humanos han calentado el planeta y que sus efectos pueden ser irreversibles durante siglos, te haga sentir que cualquier cosa que hagas como individuo será inútil. Es verdad que las acciones individuales no eliminarán por completo las emisiones de dióxido de carbono. El Carbon Majors Report de 2017 encontró que tan solo 100 empresas son responsables de más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo desde 1988.

Pero las acciones de las personas pueden tener un rol en la desaceleración del cambio climático, en particular aquellas que viven en países ricos y que, por lo tanto, son responsables de más emisiones de carbono que el ciudadano promedio de la Tierra. Aquí hemos recopilado los mejores consejos de los especialistas que se han pronunciado acerca del informe de cambio climático.

 

Utiliza paneles solares en tu hogar

"Usa energía solar", sugirió el periodista Michael Grunwald, quien se centra en políticas públicas, especialmente en lo que se refiere al clima y medio ambiente. En 2017, compartió en un artículo para Politico su experiencia comprando paneles solares para su casa en Miami. Escribió que gastó alrededor de $60,000 dólares para instalar el sistema, pero desde entonces, sus facturas mensuales de electricidad se redujeron de $500 a $80 dólares por mes. Espera recuperar su inversión para el 2025. "Es como tener un bono del 12% libre de riesgo en mi techo", dice. Mientras tanto, los paneles solares son cada vez más asequibles y los expertos concuerdan que, además de ahorrar en las facturas de electricidad y reducir la huella de carbono, la energía solar también te permite aumentar el valor de la casa si decides venderla.

Vuela y conduce menos

Este es el consejo de Kimberly Nicholas, profesora asociada de ciencia de la sostenibilidad en la Universidad de Lund en Suecia. Según su boletín informativo "We Can Fix It", las personas con ingresos superiores a $38,000 dólares al año "causan aproximadamente la mitad de toda la contaminación climática doméstica". La razón principal: las personas adineradas conducen y vuelan más. Nicholas compara el daño de un vuelo de ida y vuelta de Londres a Nueva York con 10,000 botellas de agua de plástico.

La alternativa ecológica a los aviones puede incluir trenes. Y aunque algunas ciudades importantes como Las Vegas, Nashville y Phoenix no tienen estaciones de tren, Amtrak, el servicio ferroviario de pasajeros de Estados Unidos, planea abrir el servicio ahí y en muchas otras ciudades para el 2035. El 10 de agosto, el Senado estadounidense aprobó una iniciativa de ley de infraestructura de un billón de dólares, que incluye una inversión de $66 mil millones de dólares en Amtrak. Por supuesto, recorrer largas distancias en tren en lugar de avión requiere más tiempo. Pero Kendra Pierre-Louis, reportera climática y autora del libro Green washed: Why we can't buy our way to a green planet, tiene una sugerencia: “puedes tomar más tiempo para viajar, por ejemplo, si tienes suerte, tomar 5, 10, 15 semanas de vacaciones en lugar de 2, ¿no?" Suena como un sueño, pero tal vez tu empleador esté de acuerdo en contar el tiempo que pasaste en el tren como días de enfermedad o días personales ¿O quizás a tu jefe no le importa si trabajas desde un tren?

Si realmente no puedes evitar viajar en avión, puede valer la pena considerar volar a algún lugar cercano a casa, viajando en clase turista en lugar de clase ejecutiva. La huella de carbono de un viaje en clase ejecutiva es tres veces mayor que uno en clase turista. Cuando se trata de conducir, la solución ecológica obvia es el transporte público. Pierre-Louis bromea diciendo que “el transporte público sería más aceptado si adoptara el lema 'siempre puedes llegar seguro a casa después de beber en el bar'”. Ciertamente, la mayoría de la gente no se deshará de sus autos en el corto plazo. Sin embargo, caminar o andar en bicicleta distancias cortas, en lugar de usar un vehículo, puede ayudar. Sorprendentemente, según el New York Times, más de un tercio de todos los viajes en automóvil son de un poco más de tres kilómetros.

Desperdicia menos comida

Grunwald tuiteó en su hilo: “Desperdiciamos alrededor de la tercera parte de nuestra comida, lo que significa que desperdiciamos la tierra, el agua, los fertilizantes y los pesticidas que se utilizan para cultivarla”. Además, cuando la comida se pudre en un vertedero, emite metano, un gas de efecto invernadero. Y el desperdicio de comida es un desperdicio de dinero. Según un estudio reciente, el hogar estadounidense promedio desperdicia mil 900 dólares en alimentos cada año. Una de las principales razones detrás del desperdicio de alimentos es la confusión del consumidor sobre las etiquetas de “sugerencia de consumo” y la caducidad de los productos. Los especialistas explican que estas fechas indican cuando el producto pasa de su máxima frescura o calidad, pero no de su seguridad. No tires el paquete sin mirar de cerca la comida y olerla, ya que puede estar en perfectas condiciones para ser consumida.

No alimentes a tu perro con carne de res o cordero

Otro consejo de Grunwald: Las vacas y las ovejas producen metano cuando eructan y tienen flatulencias. (El Natural Resources Defense Council calculó que cada kilogramo de carne de res produce 26.5 kilogramos de emisiones de carbono). Por supuesto, el escenario ideal para el planeta incluiría volverse vegetariano o al menos dejar de comer carne roja. Aún así, para quienes no estén preparados para medidas tan radicales, el experto recomienda comenzar por cambiar la dieta de sus mascotas. Hay mucha comida para perros a base de pollo o pavo. Y a los perros les encantan las golosinas sin carne, como la mantequilla de maní, el queso o los huevos.

Presiona a los responsables de la formulación de políticas

No olvides acercarte a quienes tienen más recursos para luchar contra el cambio climático: los políticos a nivel local, estatal y federal. Algunos usuarios en Twitter compartieron que comenzaron su día contactando a funcionarios con respecto a este tema. En Estados Unidos, las instrucciones del Natural Resources Defense Council pueden ayudar a prepararse para hablar con los representantes (o, más probablemente, con sus oficinas). La buena noticia es que gracias al covid-19, la comunicación se ha vuelto aún más accesible: los electores pueden unirse a videoconferencias en lugar de acudir a una cita en persona. Uno de los temas por los que puedes pedirle a los legisladores que voten es el transporte público, escribe Kendra Pierre-Louis. También sugiere abogar por otros temas: "Necesitamos que asistas a las reuniones de la junta de planificación y presiones contra el desarrollo en lugares que sabemos que se quemarán/inundarán... y presionar por el desarrollo en lugares más seguros".

 

Este artículo es publicado gracias a una colaboración de Letras Libres con Future Tense, un proyecto de SlateNew America, y Arizona State University.