Para celebrarla | Letras Libres
artículo no publicado

Para celebrarla

Cuerpo: la morada más bella de la imaginación Placer: resurrección del cuerpo Sus lágrimas: arroyo en el que nada la voluptuosidad Mi mirada se pierde en las regiones de su cuerpo El cuerpo de la amante es el más vasto de los mares Entre el agua y el fuego no hay un diálogo Su abrazo los conduce a la disolución El rostro se le enciende si me ve Soy su fuego interior Corazón del amante, entre sus labios Corazón de la amante, bajo su ombligo No: en la rosa sólo puede ver un cuerpo de mujer Por qué no me abandona tu recuerdo Ni aun el mismo viento me escuchó cuando dije: te amo Se levanta en su cuerpo Duerme en su cuerpo para ella La línea recta es un círculo en el amor Para una mujer un hombre es un libro que no puede leer sino con todo el cuerpo No hay vestido más bello que un perfume para una mujer En el éxtasis del sexo son iguales el hombre y la mujer Cada uno se siente creado de la costilla del otro No entrarás en la noche del cuerpo sin entregarte al sol de la locura Para el cuerpo el presente es la forma del tiempo Hace falta humildad, oh lengua: nada puede escribir al cuerpo sino el cuerpo El perfume de la mujer pone en el aire un lecho, un falo En la estepa es el mar el hombre más deseado En el mar es la estepa la mujer más deseada Ah, esos amantes que nunca se conocen La estrella del amante, entre sus brazos El astro de la amante, entre sus muslos Sueña sueña dice la rosa ajada Vi a la mujer que vio la golondrina que hizo primavera y eras tú ~ – Traducción de Aurelio Asiain de la traducción francesa de Anne Wade Minkowski y el autor.