Cartas sobre mesa (abril) | Letras Libres
artículo no publicado

Cartas sobre mesa (abril)

 

Sobre “Tus ojos de paloma”, de Gabriel Zaid (núm. 158)

Este texto me parece extraordinario, como también el seguimiento que se le ha dado a la historia de Sor Juana Inés. Es cierto que los católicos nos hemos tardado en dar a conocer los textos bíblicos en las lenguas vernáculas y tener la posibilidad de su acceso. Todavía me pregunto ¿por qué pasó tanto tiempo? La riqueza bíblica no solo tiene una realidad espiritual sino ante todo tiene una realidad literaria que atañe a varios temas de la vida humana. Es una realidad mitológica extraordinaria que ayuda a entender la cosmovisión del hombre.

Gracias, Gabriel Zaid, por acercarnos a la contemplación de los misterios de la fe desde una perspectiva literaria. ~

– Raúl Arturo

 

Sobre “El ensayo ensayo”, de Luigi Amara (núm. 158)

Me parece una crítica demoledora y gratificante, que despierta el ánimo corroído por la masiva publicación de los supuestos “ensayos” sin carácter “experimental y de laboratorio”, que ha sido promovida por la institucionalidad y la formalidad; recuerda los esfuerzos históricos por la verdad y las contribuciones profundas desde los presocráticos, socráticos y las discusiones ilusionistas, modernistas y posmodernistas, cuya lista es larga pero elocuente. ~

– Fernando Medina

 

Muy apreciado Luigi, la revaloración o aclaración de lo que es el “ensayo ensayo” viene a oxigenarme luego de un proceso largo de varios años recorriendo lugares y culturas en busca de una razón o varias que expliquen la “Teología sin Dios”, proyecto documental que ha terminado por ser un esfuerzo de ocho ensayos sobre crisis civilizatoria.

Tomando un café con el intelectual mexicano Carlos Monsiváis en la ciudad de México, previo a la presentación de un libro, me comentó sobre “algo que no entiendo muy bien pero que tiene que ver con la deshumanización”.

Busqué en muchos rincones las posibles respuestas, no lograba armar una teoría y fue la necesidad de escribir la que me llevó a una serie de conclusiones y más dudas.

Debo revisar mis textos para liberarlos de algunas formalidades innecesarias pero creo que la aventura está justificada en la necesidad de redescubrirme y también a la otredad.

Como no encuentro una salida al sapiens de no ser a través de su propia evolución, el capítulo final se titula: “Homo ex novo (La tierra prometida de la palabra nuestra)”. ~

– Daniel Marmolejo

 

En un apasionado debate entre colaboradores, Rafael Lemus escribe una letrilla sobre el ensayo de Luigi Amara en este número. ~

– La redacción

 

Sobre “¡Vivan las cadenas!”, de Enrique Serna (núm. 158)

El PAN ha ayudado a la resurrección del PRI desde la caída del sistema en 1988 gracias a las concertaciones dirigidas por la dupla Salinas-Fernández de Cevallos, que no solo permitirían la destrucción de las boletas electorales sino que Salinas recuperara en el 91 mucho de lo perdido tres años antes. Fox y Calderón han construido el camino de regreso al poder para el PRI destruyendo las esperanzas de millones de ilusos que creían que los azules, a pesar de su participación en las concertaciones, podrían personificar el cambio democrático. Por eso me parece muy aventurado asegurar que gracias principalmente a los votos de los arribistas es que el PRI puede volver al poder. La desilusión de la gente por el panismo ya se vio claramente desde 2006 cuando Calderón obtuvo un millón de votos menos que los de Fox en 2000, sin que hubiera una guerra fallida contra las drogas o delincuencia desatada; pero sí con un PRI de capa caída. El canibalismo de PRD nunca le permitirá acceder al poder como partido político formal, ni siquiera proyectar esa imagen, sino como un conjunto de tribus seguidoras de un líder o cacique, de ahí lo acertado del Peje, para sus propios intereses, de formar Morena. Sería más fácil unir a las porras del Guadalajara y el América que hacer que el PRD y el pan vayan juntos en una elección nacional. ~

– Hugo Sosa Ferreyra