Acerca de la mesa redonda con Roger Bartra, Ugo Pipitone, Jesús Silva-Herzog Márquez y José Woldenberg | Letras Libres
artículo no publicado

Acerca de la mesa redonda con Roger Bartra, Ugo Pipitone, Jesús Silva-Herzog Márquez y José Woldenberg

 

Señor director:

Este debate, además de necesario, es enormemente enriquecedor y todos los participantes me parecen acertadísimos. Lo único lamentable, creo, es la crítica que se desliza a las limitaciones de la “derecha” para justificar las de la izquierda arcaica. Me parece que es necesario refundar la idea misma de la izquierda como ese movimiento que aspira a liberar al hombre de todos los obstáculos que se oponen a su “humanidad” (a la manera de los enciclopedistas del siglo XVIII). De no habernos olvidado de ese objetivo, la izquierda jamás podría haber sostenido movimientos como el bolchevismo, el maoísmo y el castrismo, que, con la excusa de resolver las “desigualdades”, aplastaron al ser humano de carne y hueso bajo la lápida del totalitarismo. Es verdad que la caída del muro de Berlín y la verdadera miseria humana, material e intelectual, que reveló para todo aquel que quisiera ver, marcó un punto de inflexión insoslayable sobre el que es imposible regresar. Por eso creo que, hoy en día, es imposible ser de izquierda y ser solidario con movimientos como el chavismo o el populismo barato de AMLO o los Kirchner, que representan movimientos regresivos tanto en lo económico como en lo político. ~