Yo también hablo del Mastretta | Letras Libres
artículo no publicado

Yo también hablo del Mastretta

No es ningún misterio que los fervores nacionalistas sirvan para medir la susceptibilidad de las naciones. El celo del embajador mexicano en Inglaterra, Sr. Medina Mora, ante los comentarios tontos y racistas del programa ese de la BBC, parecería demostrarlo.

Me pareció una reacción excesiva y fuera de lugar. ¿Realmente es tarea de un embajador otorgarle carácter de asunto de Estado a las tonterías eructadas por unos mecánicos? Yo no me habría enojado. Son mecánicos. Gente que vive rodeada de mofles. Que mide al mundo con bielas y balatas. Gente rústica que, como en cualquier parte del mundo, posee un sentido del humor elemental proclive a violencias sexistas y étnicas que en Inglaterra agravan la insularidad y la borrachera del pub.

Mi hipótesis es que esa violencia no fue contra los mexicanos, sino en favor de un impulso xenófobo que no se atreve a decir su verdadero nombre: el miedo y el odio a los árabes, asiáticos y africanos, “invasores” que sí le representan un conflicto a la mentalidad europea que aún cree en una raza “superior”. Top Fear.

Estos mecánicos jamás habrían osado decir algo (en público, se entiende) contra árabes, negros o chinos. Si un señor saliera en la BBC diciendo “Debe ser horrible despertar y decir ‘Soy árabe’” al día siguiente Inglaterra está en llamas y el señor está sumariamente privado de su pistón y sus platinos. Lo que hicieron este trío de bullies fue sacarle la vuelta a la corrección política y purgar su xenofobia por la interpósita nacionalidad de una etnia sin explosividad social en su país: un racismo impune.

El embajador Medina Mora, que obviamente tiene un sentido del humor mexicano (es decir, inexistente), se les puso en bandeja. ¿Para qué? Su ira es la de los mexicanos cuando se nos recuerda que somos tercermundistas; esconde el miedo de que el insulto no sea una caricatura, sino un retrato. Es un miedo al que somos propensos los pueblos acomplejados. Y vaya que lo somos, como lo han explicado Jorge Cuesta, Alfonso Reyes, Samuel Ramos, Octavio Paz, Rodolfo Usigli, Jorge Portilla, Jorge Ibargüengoitia o Carlos Monviváis. Y, claro, Abel Quezada, que alguna vez hizo unas caricaturas bastante similares a las de los ingleses sobre la fantasía mexicana de fabricar automóviles (proponía, creo, un carrazo que se llamaría “El González”). El Mastretta era como un examen de pericia tecnológica ante los sinodales del mundo, y este trío de zonzos lo destrozó no por ser el Mastretta, sino por ser mexicano.

Y el embajador rubricó el complejo. Podría haberles dicho que la comida mexicana es “patrimonio de la humanidad” mientras que la idea inglesa de la comida incluye el spotted dick (una especie de budín de sebo, sazonado de cartílago, entre cuyos ingredientes está el ano de borrego) y cosas así. Si decidió pelearse con unos mecánicos, debería haberles contestado como mecánico. O parodiarlos: decirles que habían omitido decir que el Mastretta incluye como equipo standard una señora echando quesadillas en la guantera, un franelero en lugar de limpiadores y, en lugar de “posicionamiento satelital global” a uno de esos cuates que, cuando se les piden direcciones, explican minuciosamente “agarra por ahí derechito derechito y al pasar el tercer tope agarra su izquierda y donde vea un perro...”

Pero no. Mejor enfurecer y echar brava. El embajador, feliz de mostrar el pecho tricolor, hizo felices a esos tontos que hasta pronosticaron su previsible reacción y, sobre todo, hizo felices a los mexicanos bobos que procedieron a declararle guerra florida a los Mini Coopers y propusieron salir a cazarlos para llevarlos al Templo Mayor y extirparles el radiador con un desarmador de obsidiana. Y habría sido en vano, pues esa marca, lo mismo que Rolls-Royce y Jaguar, es alemana desde hace tiempo...

(Imagen de Abel Quezada, publicada en el periódico Excelsior)

(Publicado previamente en El Universal)