Yo lo comprendo | Letras Libres
artículo no publicado

Yo lo comprendo

Ha muerto el maestro Roberto Cantoral, autor de canciones y poemas que, de acuerdo con su pensamiento, expresaban “la cultura milenaria que nos legaron nuestros antepasados”, una que, sumada “a las múltiples expresiones artísticas contemporáneas, inspiradas virtualmente por el sentimiento lírico de la creatividad innata del espíritu”, es la “esencia de nuestra raza”.

El sentimiento lírico de la creatividad innata del espíritu del maestro Cantoral quedó plasmado en poemas musicales que, ciertamente, contienen la esencia de nuestra raza. Veamos, a guisa de ejemplo, su inmortal “Yo lo comprendo”:

YO LO COMPRENDO

Que has dejado de amarme

y no sientes besarme

yo lo comprendo.

Que de mí te cansaste,

que otro amor encontraste,

yo lo comprendo.

Porque todo en la vida,

aunque sé que lastima,

lo que empieza termina,

y no tengo derecho

de engrillarte a mi lecho

aunque sangre mi herida.

Haces bien en marcharte,

¿para qué complicarte?

Yo lo comprendo:

sé feliz en tu anhelo

si cambiaste de cielo

yo lo comprendo.

Pero cómo le explico

a mi corazón

cuando extrañe en las noches

tu piel, tu voz

y latiendo pregunte

por qué razón

tú de mí te alejaste.

Pero cómo le explico

a mi corazón

mi vergüenza de verte con otro amor

que te dio lo que ya no te diera yo,

que fallé como amante.

Pudo haber fallado como amante, el maestro, pero no como amigo del pueblo que, serenamente conmovido y engrillado a su afecto, acudió a decirle adios al maestro Cantoral al Palacio de Bellas Artes, noble institución que el Gobierno, siempre sensible a los afectos populares, habilitó como capilla ardiente.

En otra entrega habremos de referirnos a su música impar, así como a su contribución a la historia social de nuestra patria por medio de la Sociedad de Autores y Compositores de México.

Mas por lo pronto... ¡Adios, maestro! O, mejor dicho... ¡Hasta luego! O aún mejor... ¡Hasta siempre!