WikiLeaks 2.0: Crónica de una escisión | Letras Libres
artículo no publicado

WikiLeaks 2.0: Crónica de una escisión

Este mes, Daniel Domscheit-Berg, ex número dos de WikiLeaks, pondrá en marcha una nueva plataforma de revelación de información confidencial, alternativa a la actualmente dirigida por Julian Assange, bajo el nombre de OpenLeaks.

He aquí los hitos de esa escisión, en palabras de sus protagonistas.

1. La suspensión

A fines de septiembre del año pasado, la revista Wired publica una conversación via chat entre Assange y Domscheit-Berg.

Domscheit-Berg: Tú no eres el rey ni el dios de nadie. Y, de momento, ni siquiera cumples con tu papel de líder. Un líder se comunica y fomenta la confianza en él. Tú haces exactamente lo contrario. Te comportas como una suerte de emperador o traficante de esclavos.

Assange: Quedas suspendido por un mes, a partir de este momento.

Domscheit-Berg: (...) ¿Por qué? Y, en últimas, ¿quién lo dice? ¿Tú? ¿Otra de esas decisiones ad hoc?

Assange: Si quieres objetarla, el martes serás oído.

2. La separación

El 27 de septiembre, Der Spiegel publica una entrevista en la que Domscheit-Berg hace pública su separación del proyecto.

(...) Julian Assange ha reaccionado a todas mis críticas con el reproche de que me niego a obedecerlo y de que no soy leal al proyecto. Hace cuatro semanas me suspendió –como fiscal, juez y verdugo, encarnados en una sola persona. Desde entonces no tengo acceso a mi cuenta de correo en WikiLeaks. De ese modo quedan muchas cosas sin hacer; otros ayudantes son bloqueados. Sé que nadie de nuestro equipo de base estaba de acuerdo con ello, pero parece que eso no tiene ninguna importancia. WikiLeaks tiene un problema estructural y yo ya no puedo seguir haciéndome cómplice, por eso abandono el proyecto.

(...) continuaré aportando mi grano de arena para que la idea de una plataforma de revelación de información confidencial descentralizada no desaparezca. Ello corresponde, por lo demás, a nuestra convicción común original: Al final debe haber mil WikiLeaks.

3. La refundación

En diciembre, durante el coloquio “La opinión pública 2.0: Cómo WikiLeaks, los blogs y similares transforman el trabajo periodístico”, Domscheit-Berg anuncia oficialmente la fundación de una nueva plataforma para los whistleblowers (informantes de actividades ilegales o inmorales) –más transparente, más internacional, más democrática.

Lo que nos salva de un mundo sumido en la oscuridad es el hecho de que los sistemas son tan grandes que, una y otra vez, algo pasa y las irregularidades se hacen públicas (…) La revelación de secretos conduce a que, a posteriori, los mecanismos sean perfeccionados, pero, desde el punto de vista técnico, no podrá evitarse que ciertas cosas salgan a la luz. Debemos reconocer lo importante que es que una persona, violando un contrato por motivos morales, informe a la opinión pública de las irregularidades. Debemos reflexionar acerca de la forma en que, en el futuro, queremos manejar ese tipo de fenómenos. ¿Cómo definimos ‘transparencia’ en el futuro? ¿Dónde radica la legitimidad de mantener un secreto frente a legitimidad de hacerlo público?

Esperamos con ansia verdadera la aparición de su libro, titulado WikiLeaks desde dentro. Mi tiempo en el sitio web más peligroso del mundo, en el que anuncia que revelará los secretos más íntimos de la plataforma –otro título pudo ser: Los leaks de WikiLeaks.

(Comentarios, selección y traducción: Salomón Derreza)

(Imagen tomada de aquí)