Vuelta a Gabriel en 80 luces | Letras Libres
artículo no publicado

Vuelta a Gabriel en 80 luces

No  es  fácil   definir a  un  escritor,  poeta y  pensador  tan  completo y  al  que no   sólo  le debemos  tanto   sino  al  que  en  cierto modo  nos  urge  redescubrir. 

I

 Gabriel   Zaid :  el  nombre  del  poeta  y  crítico  mexicano  evoca  las Sagradas  Escrituras y  el  innombrable  libro del Islam.  El  hecho de  que  su  apellido  se inicie  con  la  letra  final  del   abecedario  prepara  al  observador  a  dar  por  buena  la   creencia  de  que  en los  juegos y  disputas  intelectuales,  el   autor  de  ''  Los  demasiados  libros'' propenda  a  tener la   última  palabra y a  reconocer   que  con  la  suya  suelen concluir los  debates. Palabra de  sentencia,  la  de  Zaid  sabe  exponer  el  esqueleto  de  los   argumentos,  calar  hasta  el  hueso  y  raíz  de  problemas,  palabras  y  personajes. En  la  escritura  de Gabriel  Zaid,  la  filología  sale  del  claustro y  se  planta en medio  de  la Plaza y  la  historia: sopesa  y  calibra  las  palabras, las  observa  como un  botánico  o  un  entomólogo  dejándolas  vivas,   como  el  cirujano  que  hace  un  trasplante y  no   como el  matasanos  que  remata   con   su  ademán.  Es  también,  por  lo  mismo,  un  poeta  certero,  elegante,  límpido,  casi   siempre   risueño. Trae entre  las  cejas,    además,  a  un  historiador  que  sabe escuchar  el  rumor  de la  historia remota  o  inmediata en  el  caracol  de los  detalles  y  minucias.

II

Lo   suyo  no   sólo es  el  arte  de  saber y  de  interpretar,  sino también   de  cómo  llegar  a  saber  y,  más  allá,  de nombrar y   descubrir  con  su sagaz parpadeo  nuevas  realidades  y  esferas  donde  otros se  limitaban al acomodaticio  allanamiento.  Esta mirada  fresca  del  autor  de ''El   secreto de la  fama''  y  de ''El  progreso improductivo'' lo  hace naturalmente  creativo y  espontáneo y,  por  ende,  a  sus   escrituras  fecundas  como  levadura. Amén  de  saber  y  poder  resolver  problemas  fundado en  la  observación,  es capaz  de inventar  soluciones   y  respuestas  a  los  garabatos  que  andaban por  ahí  con  los  cabos   sueltos  sin  encontrar la  mano  piadosa  que  le pusiera  el  cascabel  a   esos  gatos que  nadie antes   que  él,     autor    por  ejemplo de   ''Dinero   para  la  cultura''  ,  había   reconocido   como  tales. Esta  inapreciable  facultad  de nombrar hermana  a  Gabriel  Zaid  con  los observadores  del  firmamento  en  el  mundo  antiguo que, a  fuerza de  sostenida   atención  a  lo  largo  de  los  siglos, contribuyeron  a  la creación   de  calendarios  y aun  a  la  invención   y  medida  del  tiempo.  No  es  casual  que  se  compare  aquí  el  oficio  analítico  y  nominal  de  Zaid con el  de  los  abuelos   estrelleros que dieron  nombre a las  constelaciones.  Y  es  que  este Gabriel  tan  nuestro,  tan  regio,  parece a  veces  como  un  huésped  de  otro mundo  que hubiese condescendido a  visitar nuestra  modesta   región.   Su  inteligencia,  a  la  par matemática  y  empírica,  lo  hace,  en el  sentido   vigoroso  y  virtuoso  de  la  palabra,  un  hombre  del  Renacimiento o,  mejor,  de los  renacimientos, pues en  cada momento y  a  cada  vuelta  de la   esquina  le  va  encontrando  nueva   vida  a  lo  que para muchos  parecería  inerte  a través  de una  alta  política  de los  nombres  y  de la  experiencia nominal   que  lo entroniza  como  un  valor que  está  más  allá  de  los  homenajes porque  se le  rinde   tributo  en  la  práctica,  ya  sea  en  la  revaloración  de  la  micro-empresa   como  en  la  reconsideración  de la  carga civil que  acarrean  los  poetas católicos  (como  Ramón  López  Velarde,  Carlos  Pellicer  o  Manuel  Ponce  ) o  en los  principios  de una   crítica  de la   cultura   escalafonaria  y  de  los  monopolios   culturales  de  Estado.  No  es tanto que  Gabriel  Zaid   sea parte  de la  conciencia   crítica  de la   actual  Edad Mexicana  (¿puede  ser  actual  realmente  ?) o  Hispanoamericana. Es  más   bien   que   en   su lección  crítica se  actualiza  el  presente de la  verdad que  anida  en  el  lenguaje o en  los lenguajes y   que Zaid  funciona  más  bien   como  una  clave  o  un método  para  nombrar  el  mundo . Si  esa  lección  gravita en  movimiento  perpetuo  como  una   Cinta de  Moebius  entre  aprendizajes y  desaprendizajes literarios,  poéticos,  políticos,  culturales,  la aguja  de  su balanza se yergue  invisible  y  diamantina,  inapresable  y   exacta  entre nosotros,  es  decir  entre  lo  que  fuimos,  lo  que  somos  y  seremos.

III

En   Gabriel  Zaid  germina, florece  y  se vuelve  a   hacer   semilla  el   amor intelectual,  la  pasión  por  las  ideas,  la  capacidad  invariablemente   renovada  de reinventar  el  sentido   común,  el  jubilo  edificante y  la  alegría de la  crítica política, literaria  y cultural.  No  es  fácil   definir a  un  escritor,  poeta y  pensador  tan  completo y  al  que no   sólo  le debemos  tanto   sino  al  que  en  cierto modo  nos  urge  redescubrir.  Se  da  en  Gabriel  Zaid una  renovada   epifanía  poética,  critica,  civil  sobre   todo porque  es  un  lector en  el   que   convergen  diversos oficios  de  la lectura  cuyo   común   denominador  es la  lucidez  y la  veracidad.

 


Tags: