Violencia y voto | Letras Libres
artículo no publicado

Violencia y voto

A reserva de que la información sobre las votaciones se consolide parece que, por primera vez, en los estados más afectados por la violencia del crimen organizado, los mexicanos llamaron a cuentas a las autoridades.

La violencia generada por el crimen organizado en México en este sexenio ha arrojado en promedio 10 mil muertes al año. Sin embargo, y pese a ser uno de los temas que más preocupa a los mexicanos las preferencias electorales parecían no pasar por este espinoso tema. Hasta ahora.

Fuente: elaboración propia con datos de http://www.presidencia.gob.mx/base-de-datos-de-fallecimientos/, http://www.redpolitica.mx/canal/mapa-estatal y http://www.electionresources.org/mx/maps/president.php?election=2006

Al ver de cerca los resultados de la elección presidencial por cada estado, parece que en varios estados afectados por la ola de violencia, los ciudadanos sí se ocuparon del tema al momento de marcar la boleta. En primer lugar tenemos estados como Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas, Nayarit y Michoacán que son gobernados por el PRI y que refrendaron su voto por Enrique Peña. Si bien a primera vista podría decirse que fue un voto consistente con la elección local, también podría argumentarse que los ciudadanos decidieron por una opción de gobierno federal distinta y que pudiera modificar la estrategia contra el crimen desarrollada por el PAN.

En segundo lugar tenemos a Baja California, Sonora y Sinaloa que son estados que han sido afectados por organizaciones como los Arellano Félix, Pacífico, Beltrán Leyva o Zetas, en los que también los electores se decidieron por el candidato a la presidencia del PRI. Lo cual podría ser entendible para los casos de Sonora y Sinaloa donde la violencia generada por el crimen organizado se ha mantenido, pero en el caso de Baja California donde hasta cierto punto se ha logrado contener, la preferencia resulta un poco más extraña.

En tercer lugar están estados como Jalisco, Morelos, Nuevo León y Tamaulipas (los dos primeros también eligieron gobernador). Jalisco y Morelos habían sido gobernados por el PAN que logró poco en contener la violencia generada por organizaciones criminales (Cartel de Jalisco Nueva Generación y la Resistencia para el primer caso y las escisiones de la organización Beltrán Leyva, como el Cartel del Pacífico Sur, para el segundo), pero también ambos estados decidieron por ofertas políticas a nivel estatal y federal distintas a Acción Nacional. Tal vez el caso más interesante sea el de Nuevo León y Tamaulipas, ambos estados son gobernados por el PRI, ambos han sido severamente afectados por el enfrentamiento entre los Zetas y el Golfo y, en ambos, Josefina Vázquez Mota obtuvo dos (de tres) victorias.

A reserva de que la información sobre las votaciones se consolide parece que, por primera vez, en los estados más afectados por la violencia del crimen organizado, los mexicanos llamaron a cuentas a las autoridades.