Venus y Marte ¿hay vida extraterrestre? | Letras Libres
artículo no publicado

Venus y Marte ¿hay vida extraterrestre?

En Habitabilidad planetaria señalaba que Venus y Marte estaban dentro de la Zona Habitable del Solpero ¿hay vida en ellos?

En Habitabilidad planetaria señalaba que Venus y Marte estaban dentro de la Zona Habitable del Solpero ¿hay vida en ellos?

Venus

Venus es el planeta más parecido a la Tierra (también es el más cercano y el que podemos observar con mayor facilidad) su  masa, volumen y gravedad son 18, 14, y 11 por ciento menores que sus respectivos valores en la Tierra1. Sin embargo, tiene una presión 90 veces mayor que la terrestre, una atmósfera densa (compuesta en su mayoría de dióxido de carbono y de nitrógeno) y  mucha actividad volcánica que, en conjunto, logran que la temperatura media de la superficie de este planeta alcance hasta los 700 grados centígrados. De ahí que sus océanos se hayan evaporado hace más de  mil millones de años (Venus, la Tierra y Marte se formaron aproximadamente hace 4.5 mil millones de años).

Las misiones soviéticas Venera  y las norteamericana Mariner que aterrizaron en Venus en los años 70’s  solo pudieron mandar información sobre las características de Venus por menos de dos horas antes de que dejaran de operar. La vida extraterrestre en Venus ha sido prácticamente descartada.

Marte

En 1877  Giovanni Schiaparelli, un astrónomo amateur, observó varias líneas a lo largo de Marte y asumió que eran canales de riego. Pocos años después, Percival Lowell retomó esas observaciones y abanderó el argumento de que esos canales solo podían haberse construido a manos de seres inteligentes: los marcianos2.

La primera foto que la misión espacial Vikingo 1 tomó el 31 de Julio de 1976 causó revuelo entre los científicos de la NASA.

Días más tarde se demostró que esa “cara” era  una estructura geológica de origen natural.

En 1976, la NASA bajo el mando de Carl Sagan, envío a Marte las sondas Viking para que descendieran en la superficie y analizaran si había vida o no. El protocolo de esta misión consistió en escarbar en la tierra, recolectar una muestra y meterla a un horno (a 500 grados centígrados) para, posteriormente, realizar tres pruebas. La primera consistía en detectar si había actividad fotosintética; la segunda detectaba la presencia de vida microbiana por la liberación de productos gaseosos; y la última se enfocaba en descubrir presencia metabólica en la degradación de la muestra al combinarla con  ciertos nutrientes orgánicos. Las pruebas no detectaron moléculas orgánicas naturales ni la presencia de fotosíntesis y se concluyó que no había vida en Marte.  A partir de estos resultados dejaron de  enviarse sondas a Marte durante casi 20 años.

En 1997 se retomó la exploración y se lanzó un vehículo robótico llamado Pathfinder para recabar datos sobre la geología y química de la superficie marciana, así como las características principales de su atmósfera. En el 2004 se lanzaron Opportunity y Spirit , vehículos robóticos cuya misión era estudiar la geología de Marte -analizar y caracterizar la variedad de rocas, tierra y minerales-. En 2007 se lanzó la misión Phoenix y con sus resultados se  reforzó la hipótesis de que en el pasado Marte tuvo  agua líquida. Opportunity sigue activo, Spirit y Phoenix  dejaron de comunicarse con la Tierra desde el 20103.

En la superficie de Marte, Opportunity detectó jarosite, un sulfato de fierro hidratado que se forma en presencia de agua. Este mineral, junto con bacterias extremófilas que se nutren de él, también está presente en el Río Tinto (España) y el desierto de Atacama. El Doctor Rafael Navarro, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, y sus colaboradores, aplicaron en el Río Tinto y el desierto de Atacama el mismo procedimiento que el Viking hiciera en 1976 y descubrieron que ese protocolo no detectaba a las extremófilas ni en Río Tinto ni en el Atacama. A partir de este estudio se  demostró que la metodología de las sondas Viking no era la adecuada para detectar materia orgánica en la superficie marciana y que era necesario reevaluar si hay vida o no (aunque sea bacteriana) en Marte.

El Dr. Navarro es uno de los lideres de Curiosity , la siguiente misión que evaluará si efectivamente hay o no vida microbiana en Marte. Esta misión, pretende lanzarse a fines del 2011 para aterrizar en Marte a mediados del 2012. Será el vehículo más grande que se haya lanzado al espacio (tiene el tamaño de un coche compacto) y, a diferencia de las misiones previas que utilizaron celdas solares, su fuente de energía será un mini reactor nuclear (con fuente radioactiva de plutonio 238).

¿La vida  extraterrestre es posible?, sí; ¿es probable?, sí. ¿La hemos encontrado?, no  todavía.

Hay una estimación bastante divertida sobre la cantidad  de civilizaciones que pueden existir en la Vía Láctea. Esta ecuación se le ocurrió al radioastrónomo Frank Drake y toma en cuenta lo siguiente:

  • N*, el número de estrellas que hay en la Vía Láctea (aproximadamente 1011).
  • fp, la fracción de las estrellas N* que tienen planetas (entre 20% y 50%).
  • ne, el número de los planetas que están dentro de su zona habitable (entre 1 y 5).
  • fl, la fracción del número de planetas ne, donde la vida se ha desarrollado (desde 0% hasta 100%).
  • fi, la fracción de fl donde vida inteligente se ha desarrollado (desde 0% hasta 100%).
  • fc, la fracción de los planetas donde la vida inteligente ha desarrollado radio telescopios y de  este modo se podrían comunicar con la Tierra (desde 0% hasta 100%).
  • fL, el tiempo de vida (medida en años) de las civilizaciones que lograron comunicarse  con nosotros.

Así el número de civilizaciones inteligentes dentro de la Vía Láctea que se podrían comunicar con nosotros, según Drake, es:

N= N* fp ne fl fi fc fL

N, es un número que varía de acuerdo con las fracciones que uno considere “pertinentes”. El cálculo que obtuvo Drake es de 10 posibles civilizaciones. Bajo las fracciones que yo considero, N en nuestra galaxia, sería equivalente a 0.001. Es decir, en la Vía Láctea, a parte de nosotros, no hay otras civilizaciones inteligentes.

 

Aquí puedes hacer tus propios cálculos sobre las civilizaciones inteligentes que podrían existir en la Vía Láctea.

__________________________

[1] La masa de Venus es 4.868 x 1024 24 kg, su volumen es 9.38 x 1011 km3, y la gravedad es 8.73 m s-2

[2] Si hubiera que datar la fecha en la que comenzó el boom marciano, esa tendría que ser el 30 de octubre de 1938, cuando Orson Welles hizo la adaptación radiofónica de La guerra de los mundos. La  adaptación consistió en montar un programa musical que era interrumpido por cortes informativos en los que  se alertaba sobre las extrañas explosiones en Marte que unos astrónomos acababan de ver. El pánico cundió y los marcianos se asentaron en el imaginario social como una amenaza extraterrestre. 

[3] Se piensa que la comunicación con Spirit podrá retomarse a más tardar esta primavera.  Phoenix está completamente destrozado tras haber sido enterrado durante una tormenta de arena.