Un virus amaestrado | Letras Libres
artículo no publicado

Un virus amaestrado

Circulan entre la ultraizquierda y la ultraderecha norteamericanas (entre la izquierda para demostrar qué malo es el gobierno de EU; entre la derecha, para demostrar qué malo es el gobierno de EU) artículos como éste del progressive Matthew Rothschild. La idea es que el Comando Norte del US Army ha dado incontables cuanto incontestables muestras de estar usando la pandemia ¡cómo estrategia de dominación!

Entre la información anexa: el virus pudo ser (es decir: fue) inventado por el ejército norteamericano, que lo puso a prueba entre los soldados de Fort Dix en 1976 para desatar una epidemia y que los laboratorios enriquecieran aún más haciendo vacunas que salieron peor que la enfermedad y mataron o lisiaron a miles de inocentes. El general Victor Renuart, jefe del Comando Norte, notificó en una comparecencia que “estaba preparado para un brote de influenza desde México”… ¡en marzo de 2009! La compañía InfraGard que depende del FBI organizó en 2006 un curso titulado “Sobrevivir la pandemia”. (Claro, porque los gringos son tan tontos que cuando van a crear una pandemia ¡dan cursos sobre cómo protegerse de la pandemia!)

Estas certidumbres ya tienen eco en un periódico de México en el que toda pregunta incluye la respuesta. Por ejemplo el editorialista que descubrió el gran complot de la “banca israelí-anglosajona” contra el universo se pregunta: “¿Cómo puede existir tanta maldad de las trasnacionales neoliberales? ¿Este ‘nuevo’ triple virus híbrido pudo haber sido producto de la ingeniería genética de los laboratorios ‘mixtos’ militares y privados de EU?” (Las respuestas son: 1. Es que así son y, 2. Sí.)

Luego procede a contagiarse el artículo de Rothschild. Algunos de sus críticos lectores (todos lo sabemos) responden de inmediato (en riguroso copy-paste):

La venida de Obama (con su guardaespaldas que se enfermo) y su coincidencia con el brote de Influenza A H1N1 pudo haber sido parte del "show", para mitigar sospechas respecto a "un ensayo a gran escala", pues es muy sospechoso el descenso súbito de muertes por esta epidemia (ahora pandemia), esto no es la evolución natural aún con la intervención humana. En fín, ¿se puede descartar un ataque bioterrorista contra Obama y los mexicanos?, ¿se puede descartar una simulación o ensayo a gran escala por el comando norte? Aunque todo es especulación, el hecho es que el virus puede usarse como un arma biológica...

Este también es cierto (todos lo sabemos):

Porque México? Somos el epicentro del continente americano desde el cual se esta tratando de orquestar un "terremoto" socio político financiero dirigido hacia Centro y Sudamérica pues esa región se ha salido de la orbita impuesta por el imperio y tiene que ser reconquistada a cualquier precio. No voy a explicar paso a paso lo que es evidente desde hace mucho en el país; 1968?. Hagan sus conjeturas, vean los lineamientos o patrones que se han venido estructurando en el país... Si, es una teoría de conspiración, pero la justifica el hecho de que las conspiraciones han sido el andamiaje del sistema imperial de gobierno para controlar regiones e implementar sus estrategias de todo tipo, principalmente de control y dominio total.

Así pues, el pinche viru lo inventó en 1976 el ejército gringo. Luego lo estuvieron amaestrando en el pentágono durante treinta años para que se echara a Obama. Luego se lo trajeron a México en una cajita y lo llevaron al Museo de Antropología y le dijeron: “All right virus, you fucker, this is it! Go get the president!” y se lo aventaron, pero el pinche viru se equivocó y se fue sobre un guarura.

Otras páginas similares explican que el antiviral Tamiflú es un negocito propiedad de Ronald Rumsfeld, que inventó la influenza porcina en 1976 para venderle al gobierno 50 millones de vacunas y luego inventó la gripa SARS para vender más vacunas. Como la gripa SARS nunca llegó, hay que usar las vacunas antes de que queden caducas y por eso inventó ahora la influenza H1N1. ¿Por qué hay que usarlas antes de que caduquen? Pues para que se no echen a perder.

Otra dice que no, que no es negocio de Rumsfeld, sino de Sarkozy, que es socio de laboratorios Sanofi-Aventis que tienen grandes inversiones en México. Por eso vino Sarkozy y por eso, cuando llegó, anunció de que crecería la inversión en México de Sanofi-Aventis y que iba a venderle a los mexicanos 25 millones de vacunas… ¡contra la influenza! A ver ¿cómo sabía?, a ver ¿cómo, cómo? ¿Aberdá?

Ahora bien, francamente, con la cantidad de recursos y millones de dólares para hacer “tanta maldad”, manipular información, controlar población, matar gente, enriquecer laboratorios, amaestrar virus y todo, el asunto les podría haber salido mucho mejor. Y no, como dijo aquí la Organización Mundial de la Salud (OMS) el sábado en referencia a la pandemia H1N1: “Más un goteo que un diluvio”.

La OMS no descarta pasar al nivel 6, pero al mismo tiempo recuerda que entre 3 y 5 millones sufren influenza al año en todo el mundo. De entre ellos se mueren entre 250 mil y 500 mil personas cada año. En Estados unidos la contrae entre el 5 y el 20% de la población, de la que se mueren 36 mil al año. De este modo, según el Los Angeles Times, “la actual cifra de mortalidad por influenza porcina es de entre 0.06 y 0.24 por ciento, menos letal que la epidemia anual de influenza”.

Por lo pronto, según los cálculos, hasta el momento el 0.00000189 de la población mexicana se ha infectado con el virus H1N1.

Pinche Rumsfeld…