Un amor en Berlín | Letras Libres
artículo no publicado

Un amor en Berlín

En Notas dispersas, Josep Pla menciona a Aly Herscovitz, una judía con la que tuvo una relación sentimental en el Berlín de los años veinte. Pla dice que más tarde ella le pidió ayuda para tratarse una sífilis en París. En 1955, el escritor se habría enterado de la muerte de Herscovitz en un campo de exterminio durante la Segunda Guerra Mundial. A partir de unos pocos datos, Xavier Pericay, Arcadi Espada, Eugenia Godina, Sergio Campos y Marcel Gascón han seguido las huellas de Herscovitz desde cinco ciudades europeas: Barcelona, Palma de Mallorca, Róterdam, Berlín y Bucarest. El resultado es un libro electrónico innovador y poderoso que empezó a publicarse como blog en Factual y al que ahora puede accederse desde http://alyherscovitz.com por 19 euros.

“Hemos escrito este libro con los recursos que tiene la escritura en nuestro tiempo. De un modo perfectamente natural. Conscientes de que este libro no habría podido escribirse cinco años antes. Echando mano de lo que tenemos, comprendemos y cuya técnica está a nuestro alcance. De hecho, una vez aparecido hemos recibido alguna oferta para pasar el contenido a un libro convencional. Que hemos rechazado, claro, porque no sabríamos cómo hacerlo”, explica Espada a Letras libres.

Aly Herscovitz. Cenizas en la vida europea de Josep Pla se desarrolla en varias direcciones. Investiga la relación de Pla y Herscovitz, y analiza inconsistencias que siembran dudas sobre la veracidad de las palabras del escritor. Rastrea la vida de Aly: los autores encuentran sus álbumes de fotos y los documentos oficiales, y reconstruyen la existencia nómada de una lorette, que nació en 1904, se casó con el cineasta Jan Neumann en 1936 y murió en Auschwitz. Siguen los pasos de su familia y entrevistan a un pariente que sobrevivió al genocidio. Además de aclarar un periodo de la biografía de Pla y de ofrecer una investigación cercana, por ejemplo, a Dora Bruder de Modiano, el blook recorre una época de Europa: desde el Berlín sacudido por la inflación a las vidas precarias de muchos judíos, desde la caída de Francia a la experiencia terrible del Holocausto. En 1942 Aly fue detenida en la redada del Velódromo de Invierno, donde las autoridades francesas arrestaron a 13.000 judíos extranjeros, que habían huido de países ocupados por Alemania o en los que existía una legislación antisemita previa, y fueron enviados a la muerte: solo regresó un tres por ciento. Aly fue trasladada a Drancy y después a Auschwitz. Los autores recopilan datos sobre uno de los episodios más infames de la historia de Francia, pero también muestran las anotaciones que esos días escribían en sus diarios Mihail Sebastian, Ernest Jünger, Paul Léautaud, Victor Klemperer, Anna Frank o Petr Ginz. Reconstruyen la logística del Holocausto, con textos, fotografías, testimonios y fragmentos de películas como Shoah, con documentos que explican la actitud de los gobiernos de los países ocupados por los nazis, con las historias de las vícti-mas, los verdugos y de quienes se opusieron al crimen. Algunas de esas fuentes son conocidas, pero su disposición en el blook da una impresión totalizadora, y la vinculación entre la historia íntima de Aly Herscovitz y la destrucción de los judíos europeos ilumina y conmociona.

Los autores y Verónica Puertollano, responsable del diseño del blook, han empleado con imaginación y talento las posibilidades del medio. “El link es una navajita suiza. Multiuso. Una de sus posibilidades es aportar pruebas empíricas a las afirmaciones y en ese sentido se parece bastante a una nota al pie. Pero sirve para otras muchas cosas. Por ejemplo, para darse un garbeo en la lectura, abrir ventanas, airear la casa: el riesgo es que el lector vaya a por tabaco y no vuelva. Sirve también para algo más perverso: contradecir lo que se afirma en la superficie. O bien: para buscar paralelismos a lo que la letra dice, en otros lenguajes: audio, fotos, etc. Puede tener también un cierto carácter pedagógico: aclarar metáforas, ironías, deshacer cripticismos... Pero este último uso intertextual comporta muchos problemas. A mí me gustaría, por ejemplo, editar con links los Ensayos de Montaigne. Los grandes libros no solo se extienden a lo largo, sino también a lo hondo”, explica Espada, que señala que “igual que uno limita sus deficiencias y sus hallazgos, sus metáforas, sus adjetivos, etcétera, también debe limitarse a la hora de utilizar los infinitos recursos de un texto que de pronto se ha convertido en voz, imagen y gráfico”.

Los autores muestran voces y puntos de vista distintos, y recurren a instrumentos diferentes: usan herramientas filológicas tradicionales para estudiar los textos de Pla y su confusa datación, o para localizar a Gerdy, un personaje basado en Aly que aparece en un relato de 1927. Pero también emplean conocimientos sobre la moda, el teatro o la economía. En cierto modo, el blook ofrece una historia del periodismo español: recoge textos de Pla, Camba, Chaves Nogales, Augusto Assía, Manuel Brunet o Eugeni Xammar (que, como Pla, publicó una entrevista con Hitler en 1923: en el texto, cuya veracidad Lluís Permayer ha puesto en duda, Hitler hablaba de la dificultad de gasear a todos los judíos de Alemania en una noche). Y la propia escritura del libro es un elemento fundamental: aparecen las pesquisas en los memoriales del Holocausto y la Fundación Pla, las canciones de la época y los correos electrónicos que se cruzan los autores, donde explican las hipótesis, los avances y los callejones sin salida. “A mi juicio tiene poco interés escribir libros que no muestren cómo están siendo escritos”, dice Espada.

Uno de los grandes temas de Aly Herscovitz es la conciencia del Holocausto. El exterminio supone la destrucción de la idea de Europa; pero la Europa moderna se configura desde la conciencia del genocidio: “los fantasmas del pasado son los que unen a Europa”, escribe Godina, mientras que Pericay habla del libro como “un intento de reparación moral”. El abanico de fuentes es grande: desde las imágenes de los campos de concentración que se utilizaron como prueba en Núremberg y las crónicas de Carlos Sentís hasta el epílogo de Posguerra, donde Tony Judt habla del silencio en los primeros años tras la contienda, pasando por las series de televisión que han abordado la Shoah desde el humor o los medios que aplican el término “negacionismo” al cambio climático. A lo largo de todo el blook hay una obsesión por ver y mostrar los lugares: los autores visitan los campos de concentración y comparan la memoria del Holocausto en los países en los que viven. Señalan que en España es menor que en otras naciones. Para Espada, se trata de “una de las peores consecuencias del franquismo. El Holocausto no puede abordarse en una dictadura. Eso en primera instancia. Pero esa inconsciencia es, sobre todo, el efecto de la neutralidad española. Eso que de modo tan repugnante tipifica en nuestros días el ministro Moratinos. España ha sido siempre un país neutral. La tarea de matarnos entre nosotros mismos nos ha llevado todo nuestro tiempo moral. ¡Y físico, por qué no decirlo!”

Espada y Pericay han escrito libros sobre Pla, han editado juntos sus dietarios y Pericay ha traducido al castellano Notas dispersas, Notas para Sílvia y Notas del crepúsculo. Por eso puede sorprender una de las conclusiones del blook: “Pla fue un escritor menor y quiso serlo.” Según Espada, “no se enfrentó a sí mismo, cara a cara. A sí mismo quiere decir a la Guerra Civil, a la guerra europea, a la dictadura de Franco, a la oposición a Franco... Alguien que quiere ser fiel al mandato que él mismo establece en alguno de sus libros, esto es, dar testimonio de su tiempo, no puede ser ajeno a las cámaras de gas o la pulsión fratricida de los españoles”. Pla rechazó cubrir el juicio a Eichmann, lo que resulta “metafóricamente revelador y sintético. Eichmann no sólo era el gran asesino del siglo, es decir, no sólo era Auschwitz, sino que era el hombre que había dispuesto la muerte de Aly Herscovitz. Cuando Pla se niega a ir al juicio no está, digamos, a una doble altura humana”. ~