Turismo de terror | Letras Libres
artículo no publicado

Turismo de terror

Las cifras sobre el crecimiento turístico y el conocimiento sobre el impulso mochilero por el riesgo es información de la que echa mano ISIS para presentar esta guía de turistas.

De acuerdo con el Barómetro de Turismo Mundial de la Organización Mundial de Turismo (OMT) el año pasado se hicieron 1,138 millones de viajes de turismo internacional, lo que supuso un incremento del 4,7 % respecto al 2013. Para este año, la OMT prevé que esos viajes crecerán alrededor del 3% a nivel global y estiman que una de las regiones más beneficiadas será Medio Oriente cuyas visitas internacionales incrementarán entre 2 y 5%. Un dato relevante es que el 20% de esos turistas, cerca de 200 millones de viajeros, son jóvenes (millennials) y/o mochileros. 

De acuerdo con varios papers que hay en línea sobre la "sociología del backpacker", estos mochileros no solo siguen viajando pese a la incertidumbre económica, sino que conforme van adquiriendo experiencia buscan destinos más exóticos y lejanos y suelen optar por aquellos lugares que perciben como "más emocionantes". Esto es: aquellos que les ofrecen generosas dosis de organising risk y safe danger.

Las cifras sobre el crecimiento turístico y el conocimiento sobre el impulso mochilero por el riesgo es información que no le es ajena ni a Lonely Planet* (acá puede leerse el inicio de una polémica sobre su guía de Birmania y acá otra sobre las guías de Cuba, Irán, Corea del Norte y Siria) ni al Estado Islámico, quien desde mediados de mayo de este año difunde su propia guía de turistas: A Brief Guide to the Islamic State [2015], firmada por un tal Abu Rumaysah al Britani que en la introducción declara la siguiente intención:  

La guía está dividida en nueve capítulos:

Y, entre otras perlas, destaca la variedad gastronómica:

y el ambiente "buena onda" y cosmopolita que, según Abu Rumaysah al Britani, impera en esas tierras:

Me gustaría pensar que A Brief Guide to the Islamic State es solo la ocurrencia de un achispado yihadista mochilero, pero ISIS sigue captando jóvenes y esta podría ser una herramienta de enganche. Quizá sería buena idea que al final de cada guía los interesados pudieran tener una copia de la “solicitud de empleo” que debían llenar los aspirantes a al Qaeda, así podrían tener una imagen más completa de qué tan "safe" es el "danger" que implica vacacionar y hacer la yihad al mismo tiempo.  

----

* Ahora propiedad de la BBC