Sobre la pena de muerte | Letras Libres
artículo no publicado

Sobre la pena de muerte

Se sabe que la complejidad de los problemas de seguridad pública promueve una revisión del debate en torno a la pena de muerte como elemento de disuasión y como castigo justo a los criminales. Por declaraciones recientes de servidores públicos y por la creciente desesperación de la ciudadanía ante un problema que parece inabarcable e inmanejable, queremos insistir en el rechazo a la pena capital como instrumento de impartición de justicia.

– La redacción

Nuestros ancestros […] purgaban su culpa a través del destierro, no de la muerte. Y al hacerlo, detenían ese interminable y vicioso círculo de muerte y venganza.

Eurípides

* * *

La venganza es un tipo de justicia salvaje, a la que, entre más recurre a ella el hombre, más debe extirparla la ley.

Sir Francis Bacon

* * *

Desconfía de todos los hombres en quienes el impulso por castigar sea poderoso.

Friedrich Nietzsche

* * *

Una ejecución no es simplemente una muerte. Es tan diferente de la privación de la vida como un campo de concentración es diferente de una cárcel. Le añade una regla a la muerte, una premeditación pública conocida por la futura víctima, una organización que es en sí misma la fuente de sufrimientos morales más terribles que la muerte. La pena capital es el más premeditado de los asesinatos, al que ningún acto criminal, por deliberado que sea, puede compararse. Para que hubiera una equivalencia, la pena de muerte habría de castigar a un criminal que haya avisado a su víctima la fecha precisa en la que lo habría de matar horriblemente y que la haya confinado a su merced durante muchos meses. Un monstruo así no existe en la vida privada.

Las represalias están relacionadas a la naturaleza y al instinto, no a la ley. La ley, por definición, no puede obedecer las mismas reglas que la naturaleza.

Albert Camus

* * *

La pena capital es al resto de las leyes como el surrealismo al realismo. Destruye toda la lógica de la profesión.

Norman Mailer

* * *

Es perfectamente obvio que aquellos que están a favor de la pena de muerte tienen más afinidades con los asesinos que con quienes se oponen a ella.

Rémy de Gourmont