Sinólogo | Letras Libres
artículo no publicado

Sinólogo

Apenas baja del avión siente que se equivocó de vuelo.

¿Dónde están los kioscos para tomar cerveza, los suburbios para el amor,

el policía que levanta con su revólver la falda de alguien

o el estudiante que afirma: la literatura no tiene sentido?

 

Pero recién después de una partida de bowling, un hombre

le dice a otro: vamos al sauna a darnos un baño, nuestras pequeñas

diferencias no deben perjudicar el interés mutuo.

Y toda la noche compiten a ver quién resulta perdedor.

 

¿Afligido por la tragedia de la incomprensión?

Pasillos, teteras y porcelanas, té nuevo y ópera antigua,

no le ayudan a dominar los principios de la mente plácida.

 

Sin embargo, ¡cuánto placer! Algunos poemas Tang

ajustan cuentas con la izquierda y la derecha de la época.

Aún puede estar tranquilo: la China exquisita perdura en la cocina. ~

 

 

 __________________________

Versión de Miguel Petrecca