Sinceramente retiro lo dicho | Letras Libres
artículo no publicado

Sinceramente retiro lo dicho

La diputada del PRD Ruth Zavaleta relató que el 1 de diciembre de 2006 -día en que el Felipe Calderón recibiría la banda presidencial de su antecesor-, “sinceramente había un arsenal de bombas molotov” en el interior de la Cámara de Diputados, llevado ahí por legisladores miembros de su partido.

Según la diputada, había además “todo lo que se les hubiera a los compañeros ocurrido meter”, con objeto de hallarse preparados ante la eventualidad de lo que la diputada llamó “una guerrita” durante la ceremonia.

La diputada explicó que un perro del Estado Mayor Presidencial, adiestrado para detectar artefactos explosivos, olisqueó las bombas molotov debajo de “unos colchones” (que al parecer el PRD tiene en la Cámara de diputados y que gozan de fuero):

Cuando vieron que empezaban a entrar los perros, pues muy preocupados me fueron a decir, oye, negocia que saquen los perros, porque si no en dónde vamos a meter las cosas, las van a oler; y bueno, terminamos solucionándolo metiéndolo debajo de unos colchones. Habíamos negociado minutos antes que no se sacara nada de los que los perros estaban oliendo, o sea, no fue cualquier cosa, fue un momento verdaderamente complicado, en donde la negociación siguió prevaleciendo por encima del problema tan grave que teníamos en ese momento.

Dos días más tarde, la diputada Zavaleta dijo que el de las bombas molotov “era un asunto que no debí mencionarlo siquiera”. Agregó: “No me consta, no lo vi” y terminó diciendo: “Retiro lo dicho”.

En suma, ni vio sinceramente, ni le consta, que habían entrado los perros, ni que los legisladores del PRD metieron las bombas abajo de unos colchones, ni que ella negoció que sacaran a los perros para que no olieran las bombas ni nada. Lo único que sí había entrado a la Cámara de Diputados, dijo, eran “cuetes tipo palomas” y otras “cosas” que no pudo describir.

Su aserto fue confirmado por el diputado Alejandro Sánchez Camacho, también del PRD, quien declaró que no había molotovs, sino cinco cajas de huevo que pensaban lanzar en caso de “guerrita”. Estos huevos fueron dejados a un lado “tras el acuerdo de no agresión”.

La diputada Ruth Zavaleta acaba de dejar el cargo de presidenta de la Cámara de Diputados.

El PRD se ha quejado de que se haya iniciado una campaña de desprestigio por este asunto, a pesar de que la diputada Zavaleta “retiró lo dicho”.