Renta de mexicanos | Letras Libres
artículo no publicado

Renta de mexicanos

RENT-A-MEX

Soy un fiel admirador de la comedia gringa. Tengo un librero reservado para mis viejos capítulos de Saturday Night Live, todos en VHS. Guardo entre algodones el recuerdo de Andy Kauffman. Will Ferrell es, para mí, un santo laico. Trato de no perderme el humor corrosivo de David Letterman y bajo religiosamente de iTunes cada emisión del Daily Show, con Jon Stewart (tanto lo respeto que ya me involucré en una polémica con dos distinguidísimos escritores mexicanos con tal de salvar su honor). Cuando es fino, el humor gringo es insuperable.

El otro lado de la moneda también existe. Por cada Lenny Bruce hay un imbécil que, en un afán por emular las sutilezas de los maestros del ácido, crean un engendro infumable. Hace un par de horas recibí, cortesía de mi querido y respetado amigo Moisés Naim, editor de Foreign Policy y hombre sensible a este tipo de desplantes, esta joya del plomo norteamericano. Se trata de una parodia de infomercial de nombre “Rent-A-Mex”. “¿Está usted cansado de lavar su auto, limpiar su alberca o cocinar con utensilios peligrosos?”, dice una solemne voz en off: “Le tenemos la solución: Rente un mexicano”. Estos genios del humor proceden a explicar como en “Rent-A-Mex” contratan sólo “mexicanos genuinos. El secreto está en la desesperación del ‘Rent-A-Mex’ por encontrar trabajo y dinero”, asegura el locutor mientras vemos a un muchacho mexicano sonriente limpiando, lavando y cocinando bajo la mirada atenta y agradecida de sus nuevos amos burgueses. Acto seguido, aparece una lista de todas las cosas maravillosas que el mexicanito puede hacer por el gringo arrendador. Masaje en los pies, planchado y “babysitting” son sólo tres de los servicios que puede realizar “sin necesidad de permiso de trabajo y sin preocuparse por el sueldo mínimo”. Por si fuera poco, el anuncio termina con una serie de testimoniales de “clientes” agradecidos. Particularmente desagradable es el discursito afeminado del supuesto dueño de un restaurante que confiesa que su mexicano “trabaja tan duro por tan poco” y…”¡Gracias Rent-A-Mex!” En suma, 72 segundos que inducen el vómito.

El sitio se llama “Funny or Die”. Mmh…¿qué les recomendamos?

- León Krauze