Quémame, sol, con la memoria | Letras Libres
artículo no publicado

Quémame, sol, con la memoria

Quémame, sol, con la memoria

Esta vida entera que se me viene

Encima y no la siento y no la quiero.

Quémame para ser como los pueblos

Que en la proximidad de tus orillas

Sin sombra saltan de contento

Y sin historia son ligeros, y son felices

Desprendidos de su pasado.

Quémame, sol, enfrente

El turbio rostro de la noche llena.

Tú sabes qué dolor trae la llama a mi carne

Que la desea con los ojos bajos

Y el filo del cuchillo que en silencio

Lentamente la va sangrando,

Como escribiendo la ola que se aparta

Por morir bien a solas

En el más lejano aire.

Así las cruces que por el cielo los aviones

Trazan en días claros, las estelas

Que se borran en cuanto pasan

Sin haberse gustado.

Ya no será de mí el puro azul

De la vida, su puro azul tan hondo,

Que me llevaba y me vivía

En plenitud distante,

En puro azul de nada.

Que se me llenen de llamas los ojos

Mirando a todas partes, y las venas

Por última vez sean

Alegría del fuego

Cuando ya nada quede.

Yerto en tus labios, sol, contento

[y sin memoria,

Quemado el aire. ~


Tags: