Promoción personalizada de copete | Letras Libres
artículo no publicado

Promoción personalizada de copete

En el desde ahora inolvidable año de 2009, Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México -y ya desde ahora inolvidable presidente de la república-, ha decidido gastar 150 millones de pesos en “Comunicación Pública y Fortalecimiento Informativo”.

El mismo año, Marcelo Ebrard, jefe de gobierno de la ciudad de México –y ya desde ahora inolvidable “presidente legítimo” de la república-, va a gastar 192.5 millones de pesos en el mismo concepto, “Comunicación Pública y Fortalecimiento Informativo”.

(Aquí cabe señalar que ambos caballeros han declarado ya humildemente su deseo de ser presidentes de la Patria en el ya inolvidable periodo 2012-2018.)

Aunque no ha anunciado tan loable intención, Emilio González Márquez, gobernador del entrón cuanto pantalón estado de Jalisco –y ya desde ahora olvidable gobernador del estado de Jalisco— destinará en 2009 la cantidad de 221.8 millones de pesos a “Gastos de difusión y campañas institucionales”.

Total, que entre los tres caballeros, gastarán 563.9 millones de pesos en 2009 para retacar en las retinas de la mayor cantidad posible de compatriotaje ya sea el decidido copete del señor Peña Nieto, ya el versátil copete del señor Ebrard o ya el dadivoso copete del señor González Márquez.

Un millón y medio de pesos diarios. Medio millón al día per copete. Y eso que

LA PROPAGANDA, BAJO CUALQUIER MODALIDAD DE COMUNICACIÓN SOCIAL, QUE DIFUNDAN COMO TALES LOS PODERES PÚBLICOS, LOS ÓRGANOS AUTÓNOMOS, LAS DEPENDENCIAS Y ENTIDADES DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y CUALQUIER OTRO ENTE DE LOS TRES ÓRDENES DE GOBIERNO, DEBERÁ TENER CARÁCTER INSTITUCIONAL Y FINES INFORMATIVOS, EDUCATIVOS O DE ORIENTACIÓN SOCIAL. EN NINGÚN CASO ESTA PROPAGANDA INCLUIRÁ NOMBRES, IMÁGENES, VOCES O SÍMBOLOS QUE IMPLIQUEN PROMOCIÓN PERSONALIZADA DE CUALQUIER SERVIDOR PÚBLICO.

Artículo 134 de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos.