Pezón de tierra, caballo desbocado | Letras Libres
artículo no publicado

Pezón de tierra, caballo desbocado

MI FAVORITA PÁGINA ESPAÑOLA

Es de Luis Sarriá, (a) Fray Luis de Granada (1504-1588). Me gusta por su sintaxis serena, el ímpetu de su finale, sus imágenes-símiles (la isla como pezón de tierra, el oleaje como caballo desbocado) y por su ritmo prosístico. Es un poema en prosa antes de que se etiquetara al género. Está, con muchas otras páginas de descripción del mundo como el libro de Dios, en la obra maestra "granadina" de desafortunado título espantalectores: Introducción al Símbolo de la fe. Le pongo título entre corchetes.

[MAR E ISLA]

“En la navegación que hay de Portugal a la India Oriental (que son cinco mil leguas de agua) está en medio del gran mar Océano, donde no se halla suelo, una isleta despoblada que se llama Santa Elena, abastecida de dulces aguas, de pescados, de caza y de frutas que la misma tierra sin labor alguna produce: donde los navegantes descansan, y pescan, y cazan, y se proveen de agua; de suerte que ella es como una venta que la divina providencia diputó para sólo este efecto, porque para ninguno otro sirve. Y el que allí la puso, no la habría de crear de balde. Y lo que más nos maravilla es cómo se levanta aquel pezón de tierra sobre que está fundada la isla, desde el abismo profundísimo del agua hasta la cumbre della, sin que tantos mares lo hayan consumido y gastado. Y demás desto, ¿cómo no siendo esta isleta para con la mar más que una cáscara de nuez, persevera entre tantas ondas y tormentas entera sin consumirse ni gastarse nada de ella? ¿Pues quién no adorará aquí la omnipotencia y providencia del Creador, que así puede fundar y asegurar lo que quiere? Este es pues el freno que él puso a este grande cuerpo de la mar para que no cubra la tierra: y cuando corre impetuosamente contra el arena, teme llegar a los términos señalados, y viendo allí escripta la ley que le fue puesta, da la vuelta a manera de caballo furioso y rebelde, que con la fuerza del freno para, y vuelve hacia atrás, aunque no quiera.”