Otra oportunidad desperdiciada | Letras Libres
artículo no publicado

Otra oportunidad desperdiciada

Por casualidad encuentro en el portal de nuestra embajada el programa de un congresito que la Fundación alemana Konrad Adenauer planea para dentro de dos días: “México, país socio”. La Fundación Adenauer (KAS) es subsidiaria del partido CDU (Unión Demócrata Cristiana) y colabora frecuentemente con el PAN y (co)edita algunos libros, como este reciente. Este vínculo con el CDU de Merkel a través de la Fundación Adenauer es uno de los más importantes para el PAN.

Las jornadas tienen un carácter político-comercial. El programa promete la presencia de César Nava (Presidente del PAN), Hildegard Stausberg (consejera de Axel Springer y autora de Die Welt), Gerardo Gutiérrez Candiani (Presidente de la Coparmex), Gustavo Madero, y algunos miembros del Bundestag. Da la impresión de que el PAN se toma en serio este congreso.

El mero día fui a la embajada a realizar el trámite que tenía pendiente, razón por la cual había revisado la página. La sección consular está en el primer piso, la ventana da a la calle, y los dos edificios justo al frente son de la Fundación Adenauer (y en la misma cuadra están las oficinas del CDU). Les pregunto a las siempre amabilísimas señoras del consulado por el congreso, y no sabían nada. ¿Pero cómo?, si hay algunos de ustedes allá, mire. Y por la ventana intentábamos reconocer a la gente en el jardín de enfrente.

Crucé la calle con la esperanza de ver un mínimo esfuerzo panista por desfacer entuertos. Entro al salón justo cuando comenzaba su ponencia sobre Seguridad Nacional un diputado panista, José Luis Ovando Patrón. La verdad es que fue a Berlín a contarles a los alemanes los grandes avances en materia de seguridad que ha habido, llegando “de cercas” (sic) a detalles técnicos con la única intención de impresionar al auditorio. Su tesis básica –que el Estado es el garante único de la seguridad pública– recuerda a la pistola de esa película, La mexicana: el pobre se dispara a sí mismo. Los alemanes presentes –ciudadanos y empresarios comunes y corrientes que hablan buen español– multiplican sus preguntas y comentarios escépticos. Pero Ovando, ay, no logra responder satisfactoriamente.

Después tomó la palabra Alberto Núñez, Presidente de Sociedad en Movimiento. Leyó su texto con la palabra del ciudadano de a pie, sin esa tonadita manida de la politiquería, sin quererle ver la cara al público presente. Hay empatía entre este discurso honesto y preocupado y el genuino interés de los alemanes presentes. Parece lo mejor de la jornada.

Más tarde habla otro panista, Luis Enrique Mercado, uno de esos que destaca por estar tan bien preparado. Critica la pasividad en la que entró México hace décadas gracias a la explotación del petróleo, el “Síndrome Petrolero”, lo llama. “Pero ahora no hay petróleo y necesitamos despertar”, palabras más, palabras menos. “Disculpe, señor, pero sí hay petróleo, y si se abre la industria petrolera a compañías extranjeras podría sacarse lo que está en las profundidades”. Y él, fiel representante de su pasivo pueblo, atina a repetir: “Bueno, petróleo sí tenemos, pero no lo podemos sacar”.

Entre el público no encuentro a César Nava ni a Gustavo Madero. Hubo cambios en el programa, no fue. ¿Qué hacer con los panistas en el poder? Su incompetencia es ya lugar común, incluso en Alemania.

- Enrique G de la G