“Minidinosaurios” | Letras Libres
artículo no publicado

“Minidinosaurios”

Ya no tiene fronteras la pasión, otros dirán el vicio, de los cuentos brevísimos, o brevicuentos, o minicuentos, o microcuentos, o minirrelatos, o microrrelatos... o “minidinosaurios”, como prefiere llamarlos Andrés Marceño en homenaje a Augusto Monterroso, considerado el patriarca del género como tal. Tengo varios libros antológicos al respecto, todos de antologistas y autores mexicanos, y ahora me llega de España el libro Velas al viento / Los microrrelatos de ‘La nave de los locos’ (Cuadernos del Vigía, 356 pp., Granada, España, 2010), de Fernando Valls, profesor de Literatura Española Contemporánea en la Universidad Autónoma de Barcelona, quien fuera de 2001 a 2006 director de la famosa revista Quimera y es autor de otros libros, entre ellos uno con el título, no precisamente mini o micro, de Soplando vidrio y otros ensayos sobre el microrrelato español. Por ahora sólo doy la noticia, las gracias por la generosidad de antologarme y la información que trae la cuarta de forros, digamos la popa, de esta muy bien piloteada nave con ochenta marineros:

La nave de los locos de Fernando Valls es uno de los blogs de referencia del cuento y el microrrelato en lengua española. En él encuentran hospitalidad y resonancia textos brevísimos de narradores de un lado y otro del Atlántico, consagrados, emergentes e inéditos, hasta el punto de que la bitácora se ha convertido desde su nacimiento en 2007 en tribuna de prestigio, plataforma de difusión, lugar de encuentro entre lectores y autores y bullicioso laboratorio de teoría y práctica narrativas.

Velas al viento es una selección de los mejores y más afinados textos que Fernando Valls ha ido descubriendo y publicando en los últimos tres años. La antología recoge el espíritu riguroso, incluyente y festivo que anima al blog, y así podemos encontrar microrrelatos de clásicos modernos como Francisco Ayala, Mario Benedetti, José Emilio Pacheco, Rafael Pérez Estrada o José de la Colina, maestros contemporáneos (Brasca, Shua, Valenzuela, Lagmanovich, Merino, Luis Mateo Díez, Iwasaki, Neuman) y un amplio catálogo de piezas de los nuevos microrrelatistas surgidos al calor de la blogosfera y a los que La nave de los locos ha prestado generosa atención. Ochenta autores y una gama amplísima de estilos y tendencias, en la que está llamada a ser una de las antologías imprescindibles del género.