Milagro en la urna | Letras Libres
artículo no publicado

Milagro en la urna

En la sección de cartas a la redacción de un prestigiado diario metropolitano apareció, ayer martes, una reflexión de tal relevancia que amerita ser reproducida en su totalidad.

Su principal virtud es que por fin explica la confusión de Iztapalapa, que resulta que no fue confusión sino milagro.

La firma el Sr. Lic. y Senador del PRD Pablo Gómez, diputado en 1979 y desde entonces invariablemente asambleísta, diputado, senador y líder de pueblos en lo general y en lo particular (incluyendo algunas etnias universicarias).

El Lic. y Senador Gómez fue adversario alguna vez del Sr. Lic. Andrés Manuel López Obrador, cuya candidatura a la jefatura de gobierno del DF consideró ilegal porque no vivía en el DF. En otra ocasión creó una alianza con el Sr. Lic. Jesús Ortega para oponerse a la candidatura del Sr. Lic. Marcelo Ebrard a esa misma jefatura.

Pero ahora hubo un milagro.

He aquí su mensaje:

Milagro en Iztapalapa

Se ha producido un milagro en Iztapalapa. Ha sido una resurrección. Una candidata sin registro por mandamiento judicial, es decir, electoralmente muerta, ha obtenido el triunfo, a pesar de que su nombre estaba en la boleta pero marcarlo implicaba que se votaba por otra candidata, impuesta por un tribunal, y de que sufragar en favor de un tercer aspirante de un partido distinto al de la candidata despojada del registro implicaba votar por Clara Brugada, al cabo vencedora de una elección que más bien parecía una comedia de equivocaciones.

Ha triunfado una candidata no registrada, con lo cual se demuestra que sí era la legítima candidata del partido mayoritario en Iztapalapa, a pesar de la prevaricación judicial y política. Al final, a pesar de todas las sucias maniobras y de un monumental enredo producto de una confabulación, se expresó una mayoría ciudadana e hizo valer su voluntad política. Sí, un milagro en México. Preparémonos para hacer valer la decisión ciudadana.

Pablo Gómez, senador, ciudad de México

Ya resucitada, Juanito bendice a su grey