MICHJACK FOREVER! | Letras Libres
artículo no publicado

MICHJACK FOREVER!

Y ahora resulta, durante el asqueroso show postmortem y el regodeo fúnebre en torno al cadáver y el masocosádico carnaval perpetuado bajo la consigna de the show must go on y el negociazo de la venta y la reventa de boletos para ir a llorar, a berrear, a aullar, a moquear en un sobreproducido velorio que parece aspirar a la eternidad (qué manera de extenderse en el tiempo para aprovechar restos mortuorios), ahora resulta que durante el oportunísimo ascenso de la venta de discos fabricados para la ocasión aunque sea con mucha carga de refritos recombinados como sea, ahora que se le llora y se le gime en todo el mundo cubierto por los “medios”, ahora, pues, he aquí, oh you, unhappy mortals, que ya está en circulación, por lo pronto casera, el espectro de Michael Jackson descubierto en la mansión de Neverland. Cierto que las imágenes mostradas por la grabación en dicho lugar no muestran al fondo de un pasillo más que una sombra pasajera, explotada luego en diversos grados de cámara lenta; no más que una sombra que sólo puede ser la de uno del equipo de tele, probablemente la sombra del asistente que vimos recorrer, algo distante, las habitaciones de la casa del divino mientras otro entrevistaba al tal Mike Brando o Brandon (qué más da); no más que el falaz “espectro” de alguien que parece ir vestido para perpetuar ese misterio algo cómico (más que cósmico) del cine de terror clase Z, o sea ectoplasmas que portan ropa (¿ropa concreta o también fantasma?, a saber). Pero qué importan los minúsculos indicios de terca, opaca y banal realidad si una vez más hay que explotar al fanatismo tontín, seguir vendiéndole a las masas ansiosas de delirar el producto Michael Jackson, marca patentada... y no tardará en subir a las camisetas y a las bandas en las frentes el lema Michjack Is Alive!, y no desespere usted de esperar la película o mejor dicho LA película!, y, ni hablar, the show must go on, et par ici les gros sous, oh yeeeeeeah.